Siria mueve tropas, pero muestra que aún tiene poder en el Líbano

Cientos de miles de convocados por Hizbollah defienden al gobierno

BEIRUT (AFP) - Cientos de miles de personas se manifestaron a favor de Siria ayer en Beirut, convocados por los partidos pro-sirios encabezados por el influyente Hizbollah chiíta, mientras el ejército sirio inició su repliegue hacia el este de Líbano.

Esta masiva demostración de fuerza a unos metros de la Casa de la ONU pretendía contrarrestar los llamados de la oposición libanesa a la retirada total de los 14.000 soldados y agentes de los servicios secretos de Siria, que ejerce una enorme influencia en su vecino.

Ante la multitud, el líder del Hizbollah, Hasán Nasralá, llamó a la oposición anti-siria a participar en un gobierno de unión nacional y a dialogar, y rechazó vehementemente la resolución 1559 de la ONU, que reclama la retirada total siria de Líbano y el desarme de la formación chiíta. Según los periodistas presentes, unas 400.000 personas participaron en la manifestación con el eslogan "la soberanía de Líbano y la fidelidad a Siria". Enarbolando banderas libanesas y retratos de los presidentes sirio, Bachar al Asad, y libanés pro-sirio, Emile Lahud, así como el de Nasralá, los manifestantes entonaron el himno nacional libanés y gritaron "¡Viva Siria!", "¡Fuera Estados Unidos!" y "¡Muerte a Israel!"

Se guardó un minuto de silencio por el ex primer ministro Rafic Hariri, asesinado el 14 de febrero, sobre el que los partidos pro-sirios reclamaron la verdad. "Estamos aquí reunidos ante todo para dar las gracias a Siria, al pueblo sirio y al ejército sirio que ha permanecido junto a nosotros durante tantos años y que sigue aquí", declaró Nasralá, ovacionado por la multitud, que gritaba contra Francia y Estados Unidos.

El líder del Hizbollah desafió a Estados Unidos advirtiéndole que su flota "será derrotada si desembarca de nuevo" en Líbano. Dirigiéndose directamente al presidente francés Jacques Chirac, le pidió que reconsidere su postura y acate la voluntad de la mayoría. "Líbano es único, Líbano no es ni Somalia, ni Ucrania ni Georgia, Líbano es Líbano", exclamó. "Siria sí, Francia stop, Estados Unidos fuera", se leía en algunas pancartas.

El lunes, unas 250.000 personas según los organizadores se manifestaron respondiendo a la convocatoria de la oposición para reclamar la salida de las tropas sirias del país de los cedros.

Entretanto, unos 6.000 soldados sirios empezaron a replegarse el martes hacia el valle de la Bekaa (este de Líbano), en una operación que durará entre una semana y 10 días, según el ministro libanés de Defensa, Abdel Rahim Murad.

"Comenzó el traslado de tropas", indicó el funcionario. Fuentes del Ejército libanés señalaron que el repliegue también abarcará personal de inteligencia siria, incluyendo su cuartel central en Beirut. Luego el comité conjunto libanés-sirio decidirá cuántos soldados quedarán en Bekaa y por cuánto tiempo.

Testigos presenciales añadieron que vieron los primeros camiones militares con soldados sirios trasladarse en dirección a la meseta del Bekaa. Por la tarde, soldados sirios ya habían desmontado artillería antiaérea sobre Beirut.


Comentarios


Siria mueve tropas, pero muestra que aún tiene poder en el Líbano