Sitramune tomó la municipalidad y pide al obispo

Pese a que la justicia intimó anoche a los agentes municipales a desalojar el edificio comunal neuquino, estos se mantenían firme en su postura, aunque quieren la mediación del obispo.



NEUQUEN (AN).- La justicia intimó anoche a los trabajadores del gremio municipal (Sitramune) quienes al cierre de esta edición mantenían la ocupación del Palacio Municipal en reclamo de un incremento salarial de 250 pesos.

Luego de la notificación, los dirigentes gremiales anunciaron que se mantendrán en el edificio y solicitaron la intervención del obispo Marcelo Melani.

Así las cosas, el conflicto ingresó ayer en terreno delicado y es muy posible que hoy no haya actividad laboral.

“Lo que pedimos es que el intendente nos atienda, que nos reciba, es lo único que reclamamos”, sostuvo el secretario de prensa de Sitramune Santiago Baudino.

Desde la comuna, alrededor del mediodía, se denunció a los dirigentes gremiales por “coacción agravada y daños”.

También se solicitó la intervención judicial para el desalojo del edificio, algo que se consumó alrededor de las 20 cuando los manifestantes fueron intimados a dejar el edificio. La orden la dio el titular del juzgado de Instrucción 5, Marcelo Benavídez, a través de una comunicación policial.

“Ahora nos vamos a buscar al obispo, no queremos violencia y le vamos a pedir que intervenga de alguna manera”, sostuvo Baudino anoche poco antes de las 22.

El miércoles, Sitramune realizó un paro por 24 horas y se instaló en los pasillos con bombos, afiches y cánticos. Frente a la ocupación del municipio y al enterarse de la agresión sufrida por un empleado de Servicios Públicos, el intendente Horacio Quiroga solicitó la intervención de la fuerza policial para garantizar la seguridad de trabajadores y funcionarios. La jornada culminó con el acuerdo de una reunión pactada para ayer a las 15 horas.

Pero en la mañana, Sitramune volvió a ocupar las instalaciones municipales y reclamó que se adelante la hora del encuentro y se de respuesta inmediata al reclamo de aumento salarial.

Según el relato del subsecretario de Gobierno, Alejandro Vidal se produjeron discusiones con los efectivos policiales que custodiaban el municipio, con funcionarios y con aquellos empleados que no se sumaron a la protesta.

Estos incidentes provocaron la reacción inmediata del intendente Quiroga, que decidió suspender las actividades y cerrar la municipalidad.

“Un grupo de 70 personas ingresó al municipio sobrepasó a la guardia de seguridad, increparon a los policías y al resto de los trabajadores y se apropiaron del edificio. Frente a esta situación decidimos liberar al personal porque no estaban dadas las condiciones de seguridad necesarias para el resto de los trabajadores. La intolerancia y la prepotencia de estos punteros del Movimiento Popular Neuquino impidieron el funcionamiento normal”, relató en las primeras horas de la mañana Vidal, en diálogo con este diario.

El secretario general de Sitramune, Luis Martínez desmintió que se hayan producido incidentes dentro del Palacio Municipal. “Ingresamos para participar de la reunión que ayer (por el miércoles) nos dijeron que era a las 10 y no a las 15 como dice Vidal. Pero no paso nada, estábamos todos tranquilos esperando que nos atiendan y nos digan cuanta plata disponen para los trabajadores”, aclaró el gremialista.


Comentarios


Sitramune tomó la municipalidad y pide al obispo