Socialistas y nacionalistas formarán gobierno

Fraga reconoció el triunfo de sus opositores. Fueron decisivos los votos emitidos en la Argentina.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, España (Télam-SIN).- Socialistas y nacionalistas izquierda anunciaron ayer que formarán un gobierno de coalición en Galicia, tras 16 años de dominio del conservador Partido Popular (PP) y su caudillo, Manuel Fraga.

En tanto, el presidente de la Xunta en funciones, Manuel Fraga, anunció que su partido «no impugnará» el escrutinio porque «no tiene sentido alguno», tras producirse ayer una reiterada amenaza en este sentido.

Si bien aceptó el resultado electoral, Fraga dijo que «todavía no puedo felicitar a nadie» hasta que se elija un presidente de gobierno, ya que por el momento el líder del partido más votado en estas elecciones es él.

Los partidos Socialista (PSdeG, versión del PSOE en Galicia) y Bloque Nacionalista Gallego (BNG) arrebataron al PP la mayoría que durante cuatro legislaturas consecutivas permitió a Fraga presidir la Xunta, el Ejecutivo de esta norteña región autónoma de España.

Después de que esta madrugada el recuento del voto emigrante ratificara que Manuel Fraga Iribarne, ex ministro de la dictadura franquista, perdió la mayoría absoluta, socialistas y nacionalistas de izquierda ratificaron su disposición a formar gobierno.

El líder de los socialistas gallegos, Emilio Pérez Touriño, y el del BNG, Anxo Quintana, afirmaron por separado que pactarán un gobierno de cambio que cumpla con el mandato de los gallegos. El PPdeG (expresión gallega del PP) quedó a un escaño de revalidar la mayoría absoluta en Galicia, finalizado el escrutinio de Censo de Residentes Ausentes (CERA, la emigración) en la provincia gallega de Pontevedra, donde socialistas y populares se disputaban una banca decisiva.

Según el escrutinio de Pontevedra, el PP obtuvo 15.371 votos (el 49,6%), mientras los socialistas consiguieron 13.518 votos (43,6%) y el BNG logró 1.263 votos (el 4,08%). De los 30.948 votos emigrantes admitidos en las urnas de Pontevedra, donde se definieron estas elecciones, 13.850 procedían de Argentina.

En cuanto al resto, 4.178 llegaron de Uruguay, 3.366 de Brasil, 2.078 de Venezuela y los demás de la emigración gallega en países europeos, 1.984.

Los populares necesitaban superar en 8.160 votos a los socialistas y sumar 11 por cada 8 que el PSdeG obtuviera de la diáspora, un objetivo que estuvo lejos de alcanzar por lo que el recuento de los sufragios de emigrantes confirmó los resultados de las elecciones del pasado 19 de junio. De los 75 escaños de la Cámara gallega, 37 son para el PPdeG, 25 para el PSdeG y 13 para el BNG.

El PSdeG y el BNG juntos suman los 38 escaños, la nueva mayoría absoluta del parlamento autonómico para pode conformar un gobierno de coalición, ayer confirmado, y desbancar a Fraga como presidente de la Xunta.

En su primera comparecencia tras el escrutinio de los votos de emigrantes, Pérez Touriño dijo que hoy mismo se pondría en contacto con Anxo Quintana para empezar a delinear la conformación del nuevo ejecutivo gallego. El futuro presidente de la Xunta dijo que «sin duda» su partido será el «eje» del nuevo gobierno dado el apoyo electoral y las relaciones de fuerza en el Parlamento, aunque también subrayó que el futuro Ejecutivo autonómico «estará formado por dos partidos».

El 'otoño del patriarca' hunde a la derecha

La derrota de Manuel Fraga, último ministro de Franco todavía en política, en las elecciones regionales de Galicia supone un nuevo revés para la derecha en España, que no logra reponerse desde su fracaso en las legislativas de 2004 y la partida de José María Aznar.

Tras un suspenso de una semana, el recuento de los sufragios de los gallegos residentes en el extranjero selló el resultado de las regionales del 19 de junio, y puso fin a 24 años de reinado local de la derecha, 16 de ello por Manuel Fraga.

«Don Manuel», de 82 años, que buscaba una quinta mayoría absoluta consecutiva en su Galicia natal, perdió una apuesta a la que, de mejor o peor gana, también se había anotado el jefe nacional del Partido Popular (PP, derecha), Mariano Rajoy. Frente a la guerra abierta ante la perspectiva de su sucesión en el seno del PP gallego, Fraga había anunciado en el verano de 2004 que él mismo sería candidato y había después convocado unas elecciones anticipadas. Rajoy, también gallego, aprobó estas iniciativas y se implicó de lleno en la campaña por conservar para el PP su feudo gallego.

Con la pérdida de Galicia en beneficio de una coalición de socialistas y nacionalistas, el PP sufre una nueva erosión en su poder regional: sólo dirige siete de las 17 comunidades autonómicas españolas. Bajo la dirección de Rajoy registró así su cuarto revés electoral tras las legislativas de 2004, las europeas de junio siguientes y las regionales del País Vasco en abril. Elegido como sucesor por José María Aznar, Rajoy tiene dificultades para encontrar su propia vía.

En cuanto a «Don Manuel», ministro de Información y Turismo de Franco entre 1962 y 1969, se limitó a afirmar que «mi sueño era finalizar mi vida política en Galicia».

Preguntado por su futuro antes de la derrota, reconoció : «La verdad es que me voy a aburrir como una ostra. Estoy acostumbrado a trabajar como un negro toda la vida». (AFP)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora