Bomberos inventaron un generador de vientos

La idea fue de los voluntarios de Río Colorado y la patentarán. Será utilizado para combatir los incendios en los campos de la zona. Lo hicieron con la hélice de un viejo avión y un motor de Citroën.

08 ene 2003 - 00:00

</center> </td> </tr> <tr> <td> <center> <font size="1" face="Helvetica">Las primeras pruebas dejaron más que satisfechos a los bomberos de Río Colorado.</font> </center> </td> </tr> </tbody> </table> RIO COLORADO (ARC).- A partir de las serias dificultades que debían enfrentar en cada incendio de campos, los Bomberos Voluntarios de esta ciudad decidieron crear una herramienta que les permita luchar contra las llamas mejor pertrechados.

De las charlas en el cuartel, se debatía cuales de los factores determinantes en un siniestro, como temperatura, humedad, viento y tipo de pastura, se podría modificar para transformarlo en un aliado durante los incendios de pastos. De esos análisis surgió que se podría crear una corriente de aire para contrarrestar el viento en contra durante los contrafuegos y de esa manera hacer más ágil y eficiente la tarea.

Tres meses después, con la hélice de un viejo avión y un motor de Citroën 3 CV, inventaron un generador de viento -algo absolutamente novedoso en este campo de acción- que luego de las exitosas pruebas desarrolladas en el campo, lograron darle forma al sueño surgido de aquellas charlas informales.

El comisario Juan Angel Calbó y el sargento Fabián Lucero no se quedaron en palabras e inmediatamente comenzaron a imaginar el instrumento necesario que debía ser móvil, potente, eficaz, y por si esto fuera poco, que su costo no sea elevado.

Dieron primero con una hélice de avión que incrementó las chances de lograrlo, que sumado al aporte del tornero Ricardo Ciarfera, quien además prestó el motor, la colaboración de numerosos vecinos y comerciantes, y el aporte de los voluntarios concretaron el ansiado proyecto.

El generador de aire está compuesto por una hélice de avión de 1,85 metro de largo, un motor de Citroën de 35 HP apoyado sobre un trailer. El aparato tiene movimiento circular y vertical para orientar las corrientes.

Calbó explicó que "el objetivo es crear una corriente de aire que se va a aplicar en sentido contrario a la dirección del viento para facilitar y agilizar las tareas de contrafuego y disminución de la propagación a campos linderos".

Los contrafuegos consisten quemar el monte cerca de las picadas para frenar el incendio cuando la cabecera del mismo llegue al campo quemado y no tenga material combustible para continuar avanzando. Con esta única estrategia de control, las dificultades se centraban en el accionar del viento, que eventualmente puede disparar el propio contrafuego y afectar cuadros aledaños.

"Las pruebas nos dieron excelentes resultados y estamos muy contentos con eso. Incluso ya estamos pensando en fabricar uno doble con dos palas y un motor más potente", agregó.

Por las características de los incendios en esta zona, la creación del aparato es una ayuda invalorable para los brigadistas que deben enfrentar sólo con palas y quemadores, frentes de fuego con varios kilómetros de extensión que se desplazan a mucha velocidad.

"Esto se logró con el esfuerzo de muchas personas, que dedicaron muchas horas de trabajo y a quienes agradecemos sobremanera. Creo que valió la pena porque funciona tal cual esperábamos", expresó Calbó.

La Asociación Bomberos Voluntarios de Río Colorado ya inició los trámites correspondientes a fin de patentar el invento.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.