El precio del asado en Neuquén se consigue al doble de lo que se paga en La Pampa: ¿Menos consumo o menos controles?

El precio del costillar vacuno duplica a lo que se paga en mercados no cautivos, al norte del río Colorado. En comparación con el último año, en la prepandemia, los secuestros de carne en la barrera cayeron estrepitosamente.





Hasta este mes de octubre, en función de las publicaciones de detecciones ilegales de carne con hueso se habían hallado poco menos de 5 toneladas y durante el mismo período del año 2018 esa cifra era de casi 50 toneladas. Es lo que se pudo relevar en función de los decomisos que publicó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, Senasa, que administra la barrera sanitaria en el río Colorado.

A esto se le sumaron los que hizo la policía de Neuquén en los sitios de ingreso a las ciudades donde se detectó condiciones de traslado que no se condecían con las normas de bromatología, es decir no fue porque era carne con hueso, que también incluía.


Existen mecanismos en el mercado que, por imperio del tiempo que lleva la barrera sanitaria, 22 años, se acomodan a la demanda. El corte de mayor demanda, especialmente en mercados de poder adquisitivo elevado como es el petrolero, es el asado con hueso. Un kilo de asado con hueso en la ciudad de Santa Rosa, provincia de La Pampa, tenía, el viernes, un precio de $989 por kilo en una de las cadenas de supermercados que también tiene sucursales en Neuquén pero que no tiene ese producto en góndola.

En carnicerías independientes se lo podía conseguir, el de primera calidad a $800 y si se adquiría el producto recortado en cuanto a los bordes del costillar en combo con otros cortes, también para la parrilla, el precio disminuía.


“Acá en Añelo lo vendemos a 1.900 según esté disponible”, se indicó en una carnicería de la localidad que es cabecera de Vaca Muerta. Nadie da nombres y tampoco demasiados detalles a los desconocidos por precaución: no hay nadie que esté en el negocio que desconozca cómo obtener costillares de carne bovina faenados en establecimientos habilitados en la provincia de La Pampa que, por su terneza, son muy elegidos al momento de ofrecer un buen asado a la parrilla o al asador.

Se detectó condiciones de traslado que no se condecían con las normas de bromatología .

¿Porqué baja la cantidad de decomisos?



En términos oficiales en Neuquén se indicó que hay una mayor obtención de expedientes para engordes a corral de terneros. Hay 28, pero no todos están ya en funcionamiento. De todas formas el ministro de Producción, Facundo López Raggi, estima que hay un abastecimiento de entre el 25 y 30 % de carne a nivel local.

Es decir que uno de cada cuatro kilos de carne son producidas en la provincia. Se podría ampliar el concepto también a la provincia de Río Negro que tiene un desarrollo más notable de la ganadería. Neuquén tiene unos 60 pequeños ganaderos contra 2.200 de la vecina provincia.


Un engorde a corral depende del precio que el “hotelero” que administra el complejo consiga el maíz desde la zona de mayor producción. Como consecuencia de la guerra que se desató en febrero que afectó a la segunda exportadora de granos del mundo, los precios se fueron por las nubes y esto afectó al negocio local.


Hubo una disminución del ganado que se encerraba para engordar y quienes tienen hacienda en campos con mallines ya tenían problemas con las primeras medidas que tomó el gobierno de Alberto Fernández que impidió exportar las vacas de refugo a China.


Ocurre que por el incremento de la producción de cerdo en China y la devaluación de la moneda, hay una reducción de las ventas de carne argentina a ese mercado. Qué hace el productor de carne que no puede colocar el producto en el mercado externo, lo deriva al interno y origina un aumento de la oferta y, por ende, una reducción del precio.


El otro factor que se analiza, en esto de que el mercado acomoda sus actores por el tiempo que tienen las medidas sanitarias, es un corrimiento hacia cortes sin hueso por precio. En el hipermercado de las calles Alfonsín y Doctor Ramón de Neuquén sólo se ofrece carne deshuesada con precios más económicos que el resto porque tienen un sistema de abastecimiento propio. Allí se elijen cortes para la parrilla.


Una defensa del sistema actual


Desde el Ministerio de Producción de Neuquén se insistió con la convicción de mantener los estatus sanitarios que han costado mucho trabajo. Se destacó que en los últimos años se incrementó la producción ganadera en la provincia, así como también el consecuente abastecimiento a los consumidores neuquinos.


Se mencionó que la producción de carne bovina local abastece al 25% del consumo interno, porcentaje que se eleva al incorporar el consumo caprino. Advirtió que anualmente se faenaban unas 50 mil cabezas de ganado en la provincia, producción que hace años no se tenía. El corrimiento de la barrera para funcionarios de Producción no bajaría el precio de la carne.


Cuando se debatió en la legislatura el corrimiento de la barrea se pronunció Marcelo Rodríguez (presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa) quien valoró que implicaría una ampliación del mercado para los productores de dicha provincia. Aseguró que el stock pampeano alcanza para cubrir la demanda de carne en Neuquén.


El diputado e impulsor de la iniciativa en debate, Raúl Muñoz (PDC) aseguró que “hay intereses de ganaderos” para limitar el corrimiento de la barrera y cuestionó que la producción local no alcance a cubrir el consumo y la demanda interna.


“Acá no exportamos nada y el fundamento de la negación deriva desde la Unión Europea”, sintetizó el legislador. Por su parte, el presidente del cuerpo, Peralta, desechó que el corrimiento de la barrera reduzca el valor de la carne y pidió por políticas que impliquen un aumento en el proceso de preparación de reses para el consumo de la ciudadanía neuquina.


En esta comisión es extraño que el MPN de quorum para que se pueda sacar un despacho por lo que se destaca el nivel de debate de temas que, por cuestiones que afectan a la economía privada regional, el gobierno elude debatir.


En 2013 se unificó el sistema de reconocimiento en la norpatagonia


Unos 12o kilos de carne fueron decomisadas en un operativo de control en Chichinales. (Foto gentileza)

Desde hace nueve años se dejó de vacunar contra la aftosa al ganado bovino en la región y se reunificaron los estatus que había para dar respuesta comercial en medio de un requerimiento sanitario con expectativa de exportación.


Según un documento de la fundación Barrera Sanitaria, a partir del año 2013, en donde se dejó de vacunar y la región se debió adecuar a las restricciones en el tránsito, comercio de productos y animales.

A partir de la unificación del estatus sanitario en Patagonia hubo un crecimiento de 22.700 cabezas en los engordes a corral y el alimento necesario para el engorde de estos animales significó 36.709 toneladas. Asimismo, desde 2018 aumentó significativamente el valor del maíz, lo que se tradujo en un incremento del costo del alimento de los engordes, y en consecuencia, el cierre de algunos establecimientos.

Este trabajo finalizado en 2020 evalúa cuál fue el resultado después de siete años de unificación del estatus sanitaria, aunque desde ese año por el efecto de la pandemia y la reducción del tránsito no se observaron decomisos de relevancia en barrera y sólo algunos, en términos bromatológicos, por parte de la policía de Neuquén.


El año pasado en la Legislatura de Neuquén se debatió el tema en la comisión de producción por pedido de un diputado que había adherido a un proyecto para correr la barrera en función de la necesidad de bajar el precio de la carne.


Tanto desde la cartera de Producción como desde el Senasa plantearon objeciones a un posible corrimiento de la barrera en la medida en que dicha limitación implica el acceso de producción local a mercados internacionales y un consecuente estatus sanitario que brinda ventajas comparativas y competitivas a la mercadería.

Según difundió el área de prensa de la Legislatura -el debate fue virtual- el director de Sanidad Ambiental del organismo, Marcelo Balleiro recordó que el reconocimiento internacional -de zona libre sin vacunación- por parte de la Unión Europea demoró casi diez años.

Remarcó que la barrera posibilita la exportación a Estados Unidos, Chile y Japón y aseguró que un corrimiento pondría en peligro la comercialización con dichos mercados internacionales. Cambiar de lugar la barrera implicaría un nuevo análisis de riesgo y “podría llegar a afectar el reconocimiento de toda la Patagonia”, aseguró el médico veterinario.


Balleiro desestimó, además, la posibilidad de generar “una burbuja compartimentada” con La Pampa para que ingrese carne con hueso a la provincia en tanto “los países que hoy nos compran no lo reconocerían” porque la Patagonia es libre de aftosa sin vacunación, lo que implica que existen condicionamientos adicionales para la exportación que en la actualidad la región no tiene y que, con la carne pampeana, se debieran reevaluar.

El coordinador de Sanidad del Senasa, Leopoldo Ripoll se refirió a los datos estadísticos del organismo, según los cuales la provincia tuvo un stock de 211 mil bovinos el año pasado. Dijo que ninguno de los tres frigoríficos con tránsito federal (ubicados en Zapala, Chos Malal y Centenario) están habilitado para exportar.


Unas 3,7 toneladas son detectadas en barrera


En total fueron siete los decomisos que publicó el Senasa en lo que va del año. El primero fue en abril, en Catriel, con 1.232 kilos . Ese mismo mes en un vehículo, del tipo contrabando hormiga, se decomisaron 2 costillares y además carne sin hueso que tenía destino final la localidad de Bariloche.

En mayo se destruyeron unos 400 kilos de carne y en junio unos 650 que venían de Bahía Blanca a Neuquén, pero en este último caso era carne sin hueso. Los decomisos fueron en julio, agosto y hasta septiembre siempre cantidades que no superaban los 768, el máximo, el 8 de septiembre que incluyó carne con y sin hueso.

La mayoría de los decomisos informados era por las pésimas condiciones de traslado de la mercadería muy perecedera y en segundo lugar por el hueso. Neuquén hasta el 2018 tenía puestos de control comercial y también bromatológico en los sitios de ingreso a a provincia y colaboraba en la detección de contrabando insalubre.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El precio del asado en Neuquén se consigue al doble de lo que se paga en La Pampa: ¿Menos consumo o menos controles?