El Inta asegura que la sequía en lagunas se debe a un ciclo climático

Ante la desaparición de dos espejos de agua en Jacobacci (expuesta en este medio en la nota “Preocupa crítica situación de lagunas de Jacobacci”), el Inta Bariloche elaboró un informe que analiza el comportamiento durante 14 años. Afirman que se trata de ciclos climáticos y comunicaron que se viene trabajando en el mejoramiento de mallines.

18 mar 2011 - 00:00

En relación al problema planteado sobre la situación de escases de agua en las lagunas Carilaufquen Chica y Grande, próximas a la localidad de Ing. Jacobacci, en el Laboratorio de Teledetección-SIG del INTA Bariloche se realizó un análisis sobre la evolución que han tenido ambos espejos de agua en los últimos 14 años.

El análisis se realizó mediante la utilización de imágenes del satélite Landsat de enero o febrero de cada año, desde 1997 hasta 2011 (excepto en 2008, año en el cual no se contó con imágenes de buena calidad). Como se observa en las imágenes, una situación más crítica que la actual se dio en 1997, cuando ambas lagunas ocuparon una superficie conjunta de 2600 hectáreas. A partir de ese año puede verse una recuperación de la superficie de las lagunas hasta el año 2003, cuando alcanzaron entre ambas un máximo de 6135 hectáreas. Desde el 2003 se observa una caída paulatina de la superficie de los espejos de agua, hasta llegar al 2011 con 3370 hectáreas. En un trabajo realizado en el año 1999, habíamos medido valores aún más extremos de variación de superficie, con 2149 ha y 7280 has en imágenes de 1976 y 1985 respectivamente (es interesante señalar que esta última fue posterior a las grandes nevadas del año 1984).

En nuestra opinión estos resultados sugieren que pueden existir ciclos de años húmedos en los cuales las lagunas se expanden y ciclos de años secos en los cuales estos espejos de agua se contraen. Pensamos que la crítica situación actual se debería a un ciclo climático seco. Sin embargo por ahora se necesitan más estudios para establecer una relación directa entre la cantidad de precipitaciones caídas y en que período, con la superficies de las lagunas. Para lo cual se necesitaría además contar con más y mejores registros pluviométricos en la región (los datos existentes son escasos, discontinuos e incluso algunos datos no parecen completamente fiables). En el laboratorio de teledetección del INTA Bariloche, estamos trabajando en estimar, mediante imágenes satelitales, la cobertura de nieve en la parte alta de la cuenca durante el invierno, ya que pensamos que el derretimiento de esta nieve es la principal fuente de agua que alimenta las lagunas.

El otro tema abordado en la nota se refiere al posible impacto que tendrían las obras realizadas últimamente sobre mallines del área. En primer lugar vemos que ha habido contracciones mayores en las lagunas antes de que se inicien este tipo de obras. Sin embargo consideramos que este tema merece una buena discusión. Los mallines se distribuyen a lo largo de la red de drenaje de la región que va desde las sierras y mesetas hacia los bajos. La principal cuenca de la región tiene como sumidero precisamente a las lagunas de Carilaufquen. Los mallines además del gran valor de sus pasturas constituyen un importante regulador de los escurrimientos de agua. El generalizado deterioro que observamos en los mallines de la región, implica también la pérdida de su capacidad de regulación. Es muy común ver mallines atravesados por zanjones y cárcavas por las que el agua escurre rápidamente. Posiblemente las marcadas oscilaciones en los espejos de agua de Carilaufquen se deban a la ruptura de este sistema natural de regulación de las cuencas.

Hay evidencias y relatos de los principales valles de la región como los del Maquinchao y el Huahuel Niyeu, que distan mucho de lo que son hoy día. No en vano una de las principales empresas en la historia ganadera de la Patagonia (The Argentine Southern Land Company) estableció su estancia cabecera en Maquincho en 1899. Es interesante hacer notar que Bailey Willis en 1914 ya alertaba sobre el daño que se estaba generando en estos valles por causa del sobrepastoreo continuo al que eran sometidos. Posiblemente tampoco sea casual que la primeras estancias vendidas por la TASCLO hayan sido las de esta región (Maquinchao, Huanu Luan) y que en parte esto se haya debido a la degradación generada en estos valles y mallines.

Para revertir esta situación en los últimos años se viene trabajando en la mejora de mallines a través de trabajos de redistribución de agua, en los que intervienen diversos actores públicos y privados. Y son justamente estos trabajos los que son señalados en la nota como posibles causantes de la perdida de las lagunas. Si bien posiblemente todavía falten ajustar técnicas y realizar mas estudios sobre los impactos generados (temas en los que se está trabajando), creemos que contrariamente a lo que se señala en la nota es la recuperación de los mallines lo que preservará a las lagunas, incluida la calidad de sus aguas.

Juan J. Gaitán y Donaldo Bran / Laboratorio de Teledetección-SIG, Área de Recursos Naturales, INTA Bariloche.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.