Hospital y locales inundados de líquidos cloacales

Colapsó el sistema de desagüe en la zona céntrica y hubo caos. Advierten que los problemas se repetirán por falta de obras.

08 may 2008 - 00:00

NEUQUÉN (AN).- El colapso del sistema cloacal en el zona céntrica de la ciudad provocó ayer la inundación del área de Pediatría y de la guardia de adultos del hospital Castro Rendón pues en pocos minutos desbordaron los baños públicos del nosocomio.

La misma situación se repitió en los locales comerciales ubicados frente al hospital regional Neuquén donde los efluentes cloacales -que salían desde los inodoros y de las bocas de desagüe- se elevaron más de veinte centímetros por encima del nivel del piso.

"La caca salía y salía y la gente corría sin ton ni son y muchos se iban a las habitaciones de los enfermos. No hay conciencia del riesgo que esto trae, fue tremendo lo que pasó", le dijo ayer a este diario una enfermera en la mesa de entrada de Pediatría.

"Salía y salía, no lo podíamos parar, hubo dos computadoras que no pudimos levantar, éramos cinco y no dábamos abasto", afirmó Jorge Cesetti, el dueño de una empresa de comunicaciones que acaba de terminar sus nuevas oficinas en la calle Buenos Aires. Allí se vivieron momentos dramáticos e incluso hubo riesgo de electrocución.

El líquido pestilente comenzó emerger alrededor de las 14 y se mantuvo en movimiento hasta alrededor de las 15. A esa hora, no sólo se habían inundado el hospital y los locales comerciales sino también las veredas de la calles Buenos Aires y las arterias más importantes de esa parte de la ciudad. En pocos minutos, una suerte de cascada recorrió más de 30 cuadras.

"Estamos en emergencia y lo que se viene es mucho peor. Lo que está pasando es que las nuevas construcciones comenzaron a utilizar los servicios. Y el EPAS no ha realizado obras y tampoco hay previstas inversiones. Estamos al borde de peligros mucho mayores", denunció ayer el presidente del Colegio de Arquitectos de Neuquén Julián Villar.

"Es la primera vez que pasa, pero es preocupante, se mojaron las computadoras, equipos nuevos, los pisos, las veredas. Estoy contactándome con el abogado para ver cuáles son los pasos a seguir", afirmó Cesetti al ser consultado por este diario.

El empresario advirtió sobre los riesgos para la salud de toda la población.

"Estamos hablando del hospital, nada menos    que del hospital, con todas las enfermedades que andan", agregó.

En el hospital, el personal de seguridad vació bolsas de arena que hicieron las veces de diques en las puertas de los baños e impidieron que siga ingresando gente.

El personal de limpieza se la vio en figurillas para limpiar los sectores inundados. Es que el líquido corrió para la zona baja por el sector de las escaleras hasta la guardia de adultos. Con secadores y trapos de piso limpiaron las áreas más afectada y luego hubo una limpieza profunda con agua y lavandina.

En la calle un muchacho que lava autos mojó en más de una oportunidad un trapo de piso con el que "limpió" algunos de los vehículos estacionados.

El chico, un personaje que para en esa zona, se mojó los pies, las manos y el cuerpo por el líquido que corrió por las cunetas.

"Esto es muy grave", cerró Cesetti.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.