La historia de Cipolletti contada en mil fotos

La exposición es un homenaje al centenario de la ciudad. Fue creada por Roberto Abel, un historiador aficionado, quien además descubrió el primer dinosaurio carnívoro de la zona.

08 oct 2003 - 00:00

CIPOLLETTI (AC) - Las paredes del gran salón del Club de Leones no alcanzaron para colgar los paneles que con textos, reproducciones, pero especialmente muchas, pero muchas fotos, muestran la historia de lo que hoy es Cipolletti. La exposición es un homenaje al centenario de la ciudad pero refleja mucho más que ese siglo.

A pulmón, casi sin apoyo oficial, Roberto Abel, un historiador aficionado de 85 años, recopiló y sigue recopilando materiales de todo tipo para mostrarlo donde lo dejen. Tiene ¿cientos? de paneles de telgopor donde pincha el fruto de su trabajo y montones de referencias escritas a mano o en máquina de escribir.

Abel no nació en Cipolletti pero, a fuerza de dedicarle horas a esta pasión, ya se ganó un lugar en la historia de la ciudad.

En su vida no sólo buscó fotos y documentos antiguos porque no se conformó con el ser humano: fue el descubridor del primer dinosaurio carnívoro de la zona, que, como corresponde, lleva su nombre: Abilisaurus Comahuensis.

Llegó a Cipolletti en 1645, siendo muy joven, y sin tener título más que de bachiller se dedicó a llevarles los libros de contabilidad a comercios y empresas de la zona. "En esa época era muy fácil, había poca leyes tributarias", recordó ayer para "Río Negro".

En el fondo de su casa, en la construcción que durante años fue su humilde hogar, Abel sigue guardando todo tipo de recuerdos. "Mi ambición de estudio era la Historia, quería ser investigador y además le enloquecía la cartografía", contó.

Logró abrir en Cipolletti lo que él considera el primer museo de la Patagonia, que se nutrió de sus descubrimientos paleontológicos.

Por eso no quiso estar ausente en el centenario de la ciudad y montó en el salón que está en la esquina de Mengelle y Lavalle una exposición que muestra a las nuevas generaciones cómo era la vida en Cipolletti hace muchísimos años.

La organizó con la ayuda del Club de Leones, que prestó el salón, pero el resto fue a puro esfuerzo propio.

Es extraño: a pesar de la fecha trascendente y del clima festivo de los cipoleños, el municipio ni siquiera difundió un programa d actividades para la ocasión, como se estila, y casi no organizó ninguna, sacando el desfile que hizo dos días después de la fecha del centenario. La mayoría corrió por cuenta de privados y, en algunos caso, para participar hay que pagar.

Los que deberían visitarla especialmente son los productores frutícolas tradicionales de la ciudad porque buena parte de la exposición está dedicada a los orígenes de la actividad rural en Cipolletti. Hay fotos, además, de la vida privada de la ciudad que reflejan cómo era la sociedad a principios del siglo pasado.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.