La lucha obrera de los 70 en “Memoria para reincidentes”

La película documental “Memoria para reincidentes”, obra colectiva de Gabriela Jaime, Javier Gabino y Violeta Bruck y que propone una mirada cinematográfica y política desde el troskismo argentino sobre las luchas obreras en los 70 es, según sus realizadores, “el primer filme sobre la década del 70 que hace foto en la magnitud del ascenso obrero en esa época”.

14 mar 2012 - 00:00

“Desde hace años, la mayoría de los relatos sobre los 70 revalorizan la militancia mostrando una lucha entre organizaciones guerrilleras y el Estado, y la clase obrera queda fuera de foco, como un fondo de las otras historias”, comentó Bruck en diálogo con Télam sobre la cinta que desde mañana se puede ver en el Espacio Incaa KM 0 Cine Gaumont.

“Por eso -agregó- el protagonismo central del movimiento trabajador era para nosotros la hipótesis fundamental para abordar el período, que incluso permite entender la magnitud del golpe del 76 como un golpe de clase”.

“Memoria para Reincidentes” pone la lupa en cuatro historias colectivas que tuvieron lugar en Argentina entre 1969 y 1976: los sindicatos “clasistas” de Fiat Córdoba; las luchas de fábrica de la zona norte de Gran Buenos Aires bajo el gobierno de Perón; la experiencia de Villa Constitución en Santa Fe y el “Rodrigazo”.

En ese compendio histórico, la película aporta un punto de vista original sobre esos años convulsionados mientras cuenta la historia de quienes influyeron e intervinieron en los fenómenos de masas más emblemáticos protagonizados por la clase obrera argentina.

“Es como si en estos años hablar de los 70 en Argentina se hubiera convertido en una política de Estado y esta institucionalización le robara todo lo que tuvo de subversivo, de antipatronal y anticapitalista a este período de la historia nacional”, explicó a Télam Gabino, otro de los realizadores.

“Por eso -terció Bruck- nosotros nos encontramos en otro extremo de la memoria, intentando rescatar el espíritu antisistema de la época”.

En “Memoria para reincidentes” aparecen testimonios de Francisco Páez, dirigente y fundador del Sitrac Sitram, el primer sindicato clasista de los trabajadores de Fiat surgido luego del Cordobazo: Susana Fiorito, prensa del Sitrac Sitram; Oscar “Chiche” Hernández, que participó en el primer y segundo “Villazo”; entre otros hombres anónimos que fueron parte de este movimiento de cambio.

En ese sentido, Bruck remarcó que para la selección de entrevistados para el documental se tuvo como eje que “cada personaje viviera aún apasionadamente los 70 y no hubiera renegado de ese pasado, más allá de sus consideraciones políticas actuales dentro de la izquierda”.

“Es que el título viene de ahí -reafirmó- porque para nosotros los reincidentes son aquellos que se organizan y dan pelea por sus derechos, y son reincidentes porque en la historia antes hubo gente que peleó, no necesariamente por lo mismo, pero sí contra los mismos enemigos”.

Así, con el apoyo de imágenes de archivos inéditas, voces de trabajadores desaparecidos y protagonistas de luchas en los 70, la película pone la lupa sobre los disitintos modos que pudo tener la relación entre el Peronismo y la burocracia sindical, las bases obreras, la Triple A y la represión, entre otros actores y fenómenos.

“Memoria para reincidentes” es un proyecto de Contraimagen, un colectivo de artistas de varias disciplinas (cine, teatro, plástica, música, estudiantes y docentes de arte) construido por militantes del Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) y militantes independientes.

“La película es iniciativa nuestra, no podría ser de otra manera, porque o el cine expresa la subjetividad de sus realizadores o no es cine”, indicó Gabino consultado sobre el motor que impulsó a hacer una película de estas características.

Consultados sobre la problemática que plantea conciliar el rol del cineasta con el militante, los tres coincidieron en que “las relaciones entre arte y política siempre están en tensión” y que “con un sacudón al corazón del espectador, el militante puede ayudar más a la política que de cualquier otra manera”.

Precisamente, Jaime destacó que la película llega a las salas de cine en un momento donde el sindicalismo argentino está nuevamente en el centro de la escena: “Los trabajadores siempre fueron un actor fundamental de la historia nacional, por eso `Memoria para reincidentes` es, en primer lugar, un puente entre viejas y nuevas generaciones de luchadores obreros”.

“Los trabajadores de Zanón, con el control obrero de su fábrica, se convirtieron en un ejemplo internacional, luchas como las de Kraft o el subte impactaron a nivel nacional mostrando nuevas alternativas ante las formas de la burocracia sindical”, remarcó. (Télam)

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.