Ampliaron el área de búsqueda de los pescadores desaparecidos 

SAN ANTONIO OESTE (ASA).- La Prefectura Naval Argentina, con sede en esta localidad amplió a casi la mitad del golfo San Matías el área de búsqueda de la embarcación San Francisco de Paola, que no regresa a tierra desde su partida el sábado pasado por la mañana.

La pequeña lancha artesanal que operaba clandestinamente sin reportarse a la PNA, sin equipo de radio, sin bengalas ni elementos de seguridad, entre otras anomalías- era tripulada por José López, de 24 años, y Aníbal Rodríguez, de 27, dos pescadores oriundos de Puerto Madryn que desde el domingo son intensamente buscados, por tierra, aire y agua.

Los operativos de rastreo comenzaron hace tres días con un helicóptero, dos guardacostas y patrullas terrestres en vehículos cuatro por cuatro y a pie. El lunes se reemplazó la aeronave por un avión CASA especialmente diseñado para observación, el cual pudo identificar una mancha de combustible, exactamente frente a Puerto Lobos, a 35 kilómetros al sur de Sierra Grande.

Sin embargo, los guardacostas "Río Paraná" y "Martín García", inmediatamente después de la detección aérea no pudieron corroborar lo observado. Un anillo salvavidas y varias boyas halladas por las patrullas terrestres no fueron reconocidas como propios por el dueño de la embarcación desaparecida, Julio César Techera, que ayer se presentó en Punta Colorada.

Techera indicó a "Río Negro" que "estaba esperando la temporada y queríamos dejar la embarcación reparada, recién le habían puesto una hélice nueva y salieron a probarla". Esa fue su justificación ante la pregunta de por qué no tenían los elementos mínimos de seguridad requeridos. También añadió que los jóvenes desaparecidos estaban sin un peso y "se fueron a probarle a algún salmón". Por su parte, el prefecto de San Antonio Oeste, Wálter Nieto, sostuvo que la búsqueda aún no ha dado ningún resultado positivo, ya que la mancha de combustible detectada desde el avión no pudo ser ubicada luego por los barcos guardacostas, mientras que los elementos de pesca hallados en la costa no fueron reconocidos por el propietario de la embarcación.

Hoy el área de rastrillaje se ampliará con la presencia de otro guardacostas proveniente de Puerto Madryn, hasta casi medio golfo. Desde Punta Norte, en la Península de Valdés hasta el centro del golfo se recorrerá palmo a palmo intentando obtener algún indicio de lo que pudo ocurrir con esta pequeña embarcación de apenas siete metros de eslora.

La lancha zarpó el sábado desde Puerto Lobos a 35 kilómetros de Punta Colorada, exactamente en el límite entre Chubut y Río Negro. 


Comentarios


Ampliaron el área de búsqueda de los pescadores desaparecidos