Sofocaron un motín en un pabellón de la Unidad 11

Un preso quemó el colchón de su celda y sufrió principio de asfixia. Fue en el sector considerado más conflictivo de la alcaidía neuquina. Organismos de derechos humanos dicen que se provoca a los reclusos.



NEUQUEN (AN)- Un grupo de internos protagonizó un motín ayer al mediodía, en el pabellón 3 de la Unidad de Detención 11 del Parque Industrial. Como saldo de la revuelta, uno de los reclusos sufrió principio de asfixia y dos guardiacárceles recibieron golpes leves, según la información oficial.

El conflicto coincidió con una visita de la agrupación Zainuco, que presta asistencia a los internos. Sus integrantes no pudieron ingresar y presentaron un recurso de amparo en favor de los presidiarios.

La revuelta comenzó a las 12.55 y fue protagonizada por José Andrés Cirer, un joven de 20 años que el mes pasado fue condenado a 10 años de prisión por el asesinato del taxista Darío Dante Varela, ocurrido en abril del 99.

Según informó la subsecretaria de Justicia, Alicia Comelli, Cirer estaba sancionado desde el domingo y ayer al mediodía incendió el colchón de su celda, la número 9.

“Fue apoyado por otros internos que provocaron una serie de desmanes, arrancaron el marco de una ventana y arrojaron elementos contundentes”, dijo la funcionaria.

El humo llenó de inmediato el pabellón 3, considerado uno de los más conflictivos de la mayor Alcaidía provincial, que alberga un centenar de procesados y condenados.

“Para los celadores era muy difícil ingresar; los internos tenían herramientas en sus manos para agredirlos y la situación se volvió muy difícil. Además, el humo los asfixiaba”, informó Comelli a este diario.

En el pabellón 3 hay una veintena de detenidos, y no se informó con precisión cuántos se plegaron a la revuelta.

Finalmente los guardias pudieron acceder al pabellón y retiraron a Cirer, quien fue trasladado al exterior de la unidad para una revisación médica completa. Se informó que presentaba síntomas de principio de asfixia pero que su estado no revestía gravedad.

Comelli dijo que luego de una larga negociación, los internos aceptaron salir al patio y entonces los policías requisaron el pabellón, celda por celda. “Rescataron pedazos de hormigón de la celda 17, el postigón de una ventana con el cual habían roto el candado de la celda de Cirer, trozos de palos de escoba con punta, entre otros elementos contundentes”, describió.

Anoche, dijo la funcionaria, la situación se había normalizado. Hoy habrá una inspección de Obras Públicas para estimar el daño causado y su tiempo de reparación. El juez, el fiscal y la Cámara de turno fueron informadas de los incidentes.

Los integrantes de Zainuco, en tanto, expresaron su preocupación porque no se les notificó qué estaba sucediendo en el pabellón 3 cuando ellos quisieron ingresar, en su habitual visita de los lunes.

Por eso presentaron un recurso de amparo para que “se adopten las medidas necesarias para garantizar la integridad física, psíquica o moral de los detenidos”.

Zainuco recordó que “conocemos la permanente actitud provocadora del personal policial, que sólo busca la reacción de los detenidos como correlato lógico del hostigamiento a que son sometidos”.

Los internos del pabellón 3 han denunciado en forma reiterada que son víctimas de apremios por parte de los guardias. Zainuco ha recogido esas acusaciones y las ha llevado a la justicia y los medios de comunicación.


Comentarios


Sofocaron un motín en un pabellón de la Unidad 11