Solá manda señal de distensión en el PJ



El gobernador bonaerense Felipe Solá dio ayer una primera señal tendiente a descomprimir la dura interna del PJ, al ratificar que no se irá del justicialismo y admitir que está dispuesto a conversar con Eduardo Duhalde, aunque insistió en que hay una "alta hostilidad" contra su gente.

El martes, Duhalde intentó bajar los decibeles, al afirmar que aún "falta mucho" para las elecciones legislativas del 23 de octubre, y negar que tenga previsto reunirse con Kirchner para abordar la cuestión de la interna.

Ayer, tras participar de un acto en la Casa Rosada junto al presidente Néstor Kirchner, el Gobernador afirmó que está "abierto a conversar" con el duhaldismo, pero advirtió que está "un poco cansado de agresiones".

"Yo no me voy del Partido Justicialista, lo que sí hay es una especie de tensión muy dura, muy desagradable y de alta hostilidad hacia quienes se expresaron como felipistas", aseguró.

Solá dijo que está dispuesto a reunirse para conversar con el ex presidente Duhalde, pero aclaró que si no se da esa posibilidad, se preparará "para enfrentamientos".

El mandatario provincial no descartó que haya dos listas de diputados y una de senadores del justicialismo con vista a las elecciones legislativas de octubre, aunque aclaró que "eso es una decisión del Presidente".

(DyN)


Comentarios


Solá manda señal de distensión en el PJ