Solá realizó otra purga en la Bonaerense y no se salvó ni Seisdedos

BUENOS AIRES (Télam).-El Gobernador bonaerense Felipe Solá, resolvió ayer remover de sus cargos a 119 jefes policiales, entre ellos el superintendente de Investigaciones en Función Judicial, Osvaldo Seisdedos, hasta ayer a cargo de la pesquisa por el robo al Banco Río de Acassuso, en el marco de una "reforma estructural" encarada en la institución.

El desplazamiento que mayor atención despertó fue el del superintendente Seisdedos, quien justamente ayer cumplía 30 años de servicio en la Policía y, si bien voceros del Gobierno bonaerense aclararon que ninguno de los desplazamientos obedeció a cuestiones de desmérito personal, fuentes vinculadas a la cartera de Seguridad admitieron algunos cuestionamientos a su desempeño.

Las fuentes confiaron que el Superintendente quedó en el centro de algunas sospechas cuando se filtró a la prensa televisiva material confidencial del "robo del siglo". La medida, que había circulado como rumor durante la mañana de ayer, se confirmó en horas de la tarde, al difundirse a la prensa la resolución 317/06, mediante la cual Solá resolvió desplazar a los 119 jefes policiales.

En total fueron pasados a retiro obligatorio a 72 altos oficiales, entre ellos dos superintendentes -uno es Seisdedos-, 22 comisionados, 30 inspectores y 18 capitanes, en tanto que fueron declarados prescindibles cinco funcionarios de alto grado -un comisionado y cuatro capitanes- y quedaron en disponibilidad a la espera la de retiro otros 42.

En tanto, Solá ratificó en el cargo de superintendente de Coordinación Operativa de la fuerza al comisionado Daniel Rago, virtual jefe de la policía bonaerense. Fuentes de la gobernación provincial dijeron que la reestructuración encarada por Sola es "revolucionaria" y "estructural", cuya intencionalidad fue justamente la de ser "drástica".

Tras aclarar que la decisión "no se basó en desméritos personales" y que seguramente "se irá por más", los voceros añadieron que la reforma fue encarada con la idea de "priorizar la capacidad por encima de la antigüedad".

"Tiene un contenido estratégico distinto, no hay objetivos personales, es revolucionario porque se basó tanto en cambios por antigüedad, ya que hay comisarios en edad de ascender, como en merituar la capacidad por encima de la antigüedad", añadieron las fuentes de la gobernación bonaerense.

El desplazado superintendente Seisdedos, quien intervino en numerosas pesquisas de secuestros extorsivos, entre ellos los de Patricia Nine, Cristian Ramaro y Nicolás Garnil, fue reemplazado por Roberto Silva.


Comentarios


Solá realizó otra purga en la Bonaerense y no se salvó ni Seisdedos