Solá vuelve a la “caza” de evasores

Buenos Aires instrumentó un riguroso control fiscal a los turistas que viajen al exterior. "Si tienen para salir, tienen para



Inspectores bonaerenses intensificaron ayer los controles fiscales en pasos fronterizos, aeropuertos y la estación de ferry del puerto de Buenos Aires para detectar a contribuyentes morosos y hasta colocaron obleas rojas en vehículos estacionados en el aeroparque metropolitano cuyos dueños son deudores impositivos.

Al margen de las quejas que llegaron desde Uruguay por los controles a turistas que viajaban a ese país, el Fisco bonaerense redobló la apuesta y volvió a instalar controles para “cazar” evasores.

“Si yo no peleo por los bonaerenses, ¿quién lo hará?”, afirmó el gobernador bonaerense, Felipe Solá, y no sólo ratificó que continuarán “con los operativos”, sino que se extenderán también a los pasos fronterizos con Brasil.

En respuesta a las quejas de funcionarios uruguayos, Solá consideró que “éste es el momento de hacer el operativo”, porque los turistas que dejan el país “si tienen para irse, deben tener para pagar”.

En relación a los dichos del ministro de Turismo de Uruguay, Pedro Bordaberry, quien calificó de “poco simpáticos” los controles, Solá dijo que “sabe que no tiene razón. No impedimos salir a nadie, simplemente le marcamos la deuda y le decimos cuánto nos debe”.

“Se supone que la gente que se va de vacaciones a Uruguay es porque tiene unos pesos para hacerlo, nos parece bien, pero nos parecería mejor que nos pagara”, afirmó Solá.

Como medida para paliar el malhumor generado entre los turistas, el gobierno uruguayo decidió premiar con una botella de vino a cada persona que llegaba al país.

El mandatario bonaerense adelantó también que los controles se extenderán a los cruces fronterizos que existen con el sur de Brasil. Incluso, esta vez, no se salvaron de los controles ni siquiera los autos estacionados en las playas del aeroparque metropolitano, donde los “sabuesos” bonarenses, con computadoras en mano, verificaron uno por uno los vehículos.

De 90 autos verificados, detectaron que 44 estaban radicados en el ámbito bonaerense, de los cuales unos 27 mantenían deudas por patentes (alrededor del 60%) por más de 12 mil pesos.

A los autos que tenían deudas, se les colocaba un autoadhesivo rojo con el importe adeudado y a los que no, un sticker verde. En cuanto a los controles a turistas que viajan a Uruguay y Brasil, el subsecretario de Ingresos Públicos de la Provincia, Santiago Montoya, explicó que “con los datos de los viajeros, cruzaremos la información con Migraciones y esas personas irán a juicio directamente”.(AFP y Télam)


Comentarios


Solá vuelve a la "caza" de evasores