Solís volvió a endulzar el Ruca Che

El cantautor mexicano hizo delirar a 4.500 fans con sus éxitos.



#

El mexicano estuvo acompañado por las cuerdas de la Orquesta Sinfónica del Neuquén.(Foto: Yamil Regules )

NEUQUÉN (AN).- El exitoso cantautor Marco Antonio Solís cantó anoche en el estadio Ruca Che repleto y volvió a enamorar a las más de 4.500 personas que se dieron cita para disfrutar del megashow que trajo a esta ciudad. El intérprete de “Si no te hubieras ido” y “Tu cárcel”, que este año fue galardonado en el Festival de Viña del Mar, hizo delirar durante dos horas a toda la platea femenina que no dejó de gritar ante sus letras que le sacan provecho al amor. Pasadas las 22, vestido completamente de blanco, el mexicano abrió la noche con “Dios bendiga nuestro amor” al que siguió “si te pudiera mentir”. Dijo que “lo importante de estos momentos, hermanitos, es hablar de nuestros sentimientos. Esta noche se van a expresar a todo lo que da” e inmediatamente cantó “Morenita” y llegó el primer bailoteo, con un Ruca Che ya para entonces de pié. Con un despliegue tecnológico que incluyó pantallas led, un potente sonido, su grupo musical apoyado por las cuerdas de la Orquesta Sinfónica del Neuquén, el artista azteca presentó un espectáculo que incluyó los temas de su último trabajo discográfico “En total plenitud”, una producción que marca el regreso del mexicano al ámbito del pop, luego de incursionar por la ranchera, la cumbia y el son con su disco “No molestar” (2008). Pero la euforia femenina se hizo sentir con los clásicos éxitos como “Si no te hubieras ido”, “Tu cárcel”, “Dónde estará mi primavera”, “Cuando te acuerdes de mí”, canciones que no podían faltar en el repertorio del azteca. Entre cada canción, Solís expresaba frases dedicadas al amor intenso, entregado, como reivindicando su trayectoria de alquimista de la canción romántica o intérprete de los sentimientos de pareja. A Solís lo acompañó una orquesta singular integrada por doce violines de la Orquesta Sinfónica del Neuquén (dos violas, dos violonchelos y ocho violines), dos teclados, cinco vientos, dos baterías, un bajo y una guitarra, más las coristas y cuatro baila- rinas.


Comentarios


Solís volvió a endulzar el Ruca Che