"Sólo la política puede hacerlos caer en default"

Destacan como señales negativas el conflicto con el campo y el manipuleo de los índices del INDEC. Consideran que la clave está en el resultado de las elecciones parlamentarias.



#

La nota argentina para las calificadoras venía subiendo... hasta que estalló el conflicto del gobierno con el campo.

BUENOS AIRES (ABA).- "No hay razones económicas para que la Argentina caiga en default (cesación de pagos) en 2009 o en la mayor parte del año próximo, pero sí hay preocupaciones políticas que de no despejarse podrían llevar al país a un default o semi-default".

Así lo expresó el vicepresidente de la calificadora de riesgo Moody´s para América Latina, Gabriel Torres, en una conferencia telefónica de la que participó "Río Negro" desarrollada en las oficinas de la agencia Reuters en Buenos Aires

Como un remedo de la frase de campaña de Bill Clinton se podría resumir la perspectiva argentina en la frase "es la política estúpido".

"El principal problema de la Argentina no es económico sino político", destacó Torres, señalando que inclusive el país cuenta con indicadores -como el fiscal- que podrían incrementar su nota si no fuera por aspectos como la forma de implementación de políticas públicas.

El especialista definió a la cuestión central que afecta a la Argentina como "inhabilidad del proceso político"subrayando en tal sentido lo ocurrido en el conflicto con el campo. En este tema quedó de relieve no solo el papel del gobierno, sino el problema de alcanzar un acuerdo político por si fuera poco justo cuando se había desatado el boom agrícola.

La nota argentina venía subiendo, pero luego comenzó a caer a diferencia de Chile y Uruguay que alcanzaron una calificación superior en la medición sobre la viabilidad del cumplimiento del pago de las deudas públicas.

La Argentina según el índice Moody´s es B 3 (equivalente al que otras entidades dan como B -), similar en la escala al de Bolivia, Venezuela y Paraguay, es decir "a un shock del default".

Otro aspecto negativo es el manejo del Indec. "Sin incursionar en el aspecto técnico, si el mercado no cree los índices -cuando por ejemplo negocia los contratos de alquileres- es un problema".

Torres insistió en que los parámetros económicos argentinos no son tan preocupantes si se los compara con el impacto que en otros países tiene la crisis internacional. Después de años de crecimiento, hay una aceptable situación fiscal y manejo del sistema cambiario, incluso fue positiva la anteayer anunciada cancelación de la mitad de la deuda de los Boden 2012 pero hay interrogantes de otro tipo. Por ejemplo, como se va a manejar el gobierno con la presión de una sociedad proclive al distribucionismo a medida que evolucione la crisis internacional.

El experto financiero resaltó la importancia que tendrán las elecciones parlamentarias del 28 de éste mes. ¿Cuál sería un resultado positivo para los mercados?, consultó "Río Negro". La clave -respondió Torres- es si se fortalecen o no las instituciones. "Tras el cierre de la etapa del dictador Augusto Pinochet en Chile hubo un acuerdo básico de la izquierda y la derecha de políticas centrales a conservar, cuando Lula llegó al gobierno se cayeron todos los indicadores pero con su gestión los dio vuelta; por lo tanto más allá de si gana el oficialismo o la oposición lo relevante es si se van a acordar reglas básicas de gobernabilidad".

- ¿En cuanto preocupa la constante fuga de capitales del país?, repreguntó este cronista.

- Aunque no influya en la calificación preocupa porque indica la falta de confianza de la propia gente en su país y porque implica menos recursos sobre los que influir desde el Banco Central.

Los parámetros que se toman son cuatro: Remesas, flujos financieros, comodities y flujos de exportación.

Además de las mejores notas alcanzadas por Chile y Uruguay, también se destacan Colombia, Perú y Brasil (que aunque con algunos problemas fiscales podría tener novedades positivas), en cambio México aparece como más vulnerable aunque -dado el apoyo de la Reserva Federal Norteamericana- con posibilidades de soportar la crisis.

La fortaleza financiera y el valor de los commodities hacen a Latinoamérica menos vulnerables a diferencia de regiones como Europa del Este cuyo 60 % de los países estarían bajando la calificación.


Comentarios


"Sólo la política puede hacerlos caer en default"