Sólo parte de Miami adhirió a la protesta anticastrista por Elián

En La Pequeña Habana el paro comercial fue casi total.



Miami, EE.UU. (EFE).- El exilio cubano logró paralizar ayer La Pequeña Habana de Miami y otras zonas aledañas, en protesta por el caso Elián González, pero el paro general no afectó tanto las actividades comerciales en otras áreas de la ciudad.

Supermercados, bancos, farmacias, gasolineras, restaurantes, oficinas, consultas médicas, talleres y cafeterías cerraron totalmente en la "Pequeña Habana" y a lo largo de calles comerciales como la ocho, Flager, Coral Way y Bird Road.

Para las más de 25 organizaciones del exilio cubano que convocaron el paro general, éste fue un "éxito total".

El presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), Jorge Mas Santos, dijo que más de mil negocios cerraron sus puertas -incluida su empresa de telecomunicaciones MASTEC, con un millar de empleados- en protesta por que el Gobierno de Estados Unidos sacó por la fuerza al niño cubano Elián González de la casa de sus familiares en Miami, el pasado sábado.

Hasta el momento, no se han registrado incidentes en la ciudad, pero la Policía permanece en estado de máxima alerta. "Es un mensaje a Estados Unidos y al mundo de que éste es un exilio más unido que nunca. No importa la generación de cubanos que sea, vamos a seguir luchando en contra de Fidel Castro (presidente cubano) y de la tiranía porque, después de 41 años de dolor, jamás le vamos a dar la espalda a nuestro pueblo", afirmó Mas Santos.

El paro afectó poco a otras áreas, como el sector bancario de Brickell, la zona turística de Miami Beach, las tiendas del centro de la ciudad y las oficinas de corporaciones internacionales en Coral Gables.

Los tribunales, el servicio de correos, la recogida de basuras y el transporte público funcionaron con casi total normalidad.

Las escuelas y los colegios estuvieron abiertos, aunque muchos profesores se tomaron el día libre.

También funcionaron prácticamente con normalidad el aeropuerto y el puerto de Miami, aunque muchos camioneros que transportan carga a la terminal marítima se sumaron al paro.

Las organizaciones del exilio están indignadas por la operación en la que un equipo de agentes federales sacó al niño, de 6 años, de la casa de su tío abuelo Lázaro González el sábado de madrugada para entregarlo en Washington a su padre, Juan Miguel González.

Los exiliados cubanos en el condado Miami-Dade superan los 800.000, algo más del 34 por ciento de su población, y son el 60% de la población de origen hispano.

Entre las empresas que se sumaron a la convocatoria están las cadenas de supermercados Sedano"s y algunos de Publix, las farmacias Navarro, Goya Foods -una de las empresas hispanas más grandes de EEUU- y Estefan Enterprises, compañía de la cantante de origen cubano Gloria Estefan y su esposo, Emilio Estefan.

Tampoco funcionaron Headquarter Toyota, Honduras Rags Corp, Miami Honda, la Cámara de Comercio Latinoamericana y diversas asociaciones de profesionales, como abogados y médicos, así como restaurantes de la "Pequeña Habana". Organizaciones de otras comunidades hispanas -como Unidad Hondureña, la Asociación Colombo Americana de Servicio (CASA) y unos 25 grupos de puertorriqueños en el sur de Florida, entre los que estaba la Cámara de Comercio de Puerto Rico- se unieron al paro.

"No vamos a permitir que se nos margine de la solución de Cuba, que se nos vaya a tildar de extremistas, como nos han querido tildar ciertos sectores de los medios de prensa de Estados Unidos", subrayó el máximo dirigente de la FNCA.

Mas Santos resaltó que "lo que queremos es libertad en Cuba, nuestra lucha no es solamente de prosperidad económica. Somos cubanos en América buscando la libertad de nuestra patria, y ese es el mensaje que tiene que conocer el mundo".


Comentarios


Sólo parte de Miami adhirió a la protesta anticastrista por Elián