“Sólo se escuchaban ruidos”



“¡Terrible!… ¡Todo lo que se podía ver estaba deformado como en ciertas tiras de la revista “Fierro”! ¡Una escena dantesca, gritos desgarradores… muertos por aquí, por allá… heridos… tremendo!…”. Lo dijo ayer a este diario Julio Arriaga, diputado nacional y primer médico en intervenir en el accidente.

Arriaga viajaba desde Viedma con el senador nacional Miguel Pichetto, cuando en las primeras horas de la mañana se toparon con el choque.

“Salimos de Viedma y viajamos toda la noche… cuando ya estábamos en el tramo de la ruta Tres que se transforma en autopista, la niebla se desplomó de golpe… muy cerrada. Tanto que decidimos parar a más de 15 metros de la banquina. De golpe sentimos ruidos de choques de autos, gritos… venían de la mano contraria del otro carril. No necesitamos mucho para darnos cuenta de lo que pasaba… crucé la autopista, guard-rail… todo con miedo, no se veía nada. Alcancé a distinguir un cuerpo, estaba muerto, me acerqué a lo que creo que era una combi. Tengo la impresión que ahí había dos o tres muertos… también gente viva pero apretada por hierros… familiares, gente que se había salvado. Yo no podía hacer nada… no tenía nada, no se veía nada. Atiné a ayudar a algún que otro herido, pero leves. La gente paraba y quería ayudar, pasó un rato largo y llegó un policía en moto, lo reputearon… y recién 20 minutos después, comenzaron a arribar las ambulancias”, agregó.

Por su parte, Eduardo Macri, conductor de uno de los automóviles, aseguró que “no se veía nada y sólo se escuchaban ruidos” cuando se produjo el siniestro y contó que alcanzó “a escapar hacia un costado” de la autopista y confirmó la existencia de una densa niebla. De esta forma, negó que hubiera humo en el lugar procedente de un cercano horno de ladrillos. (AR-DyN)


Comentarios


"Sólo se escuchaban ruidos"