Sombrío panorama de los hoteleros del Alto Valle





CIPOLLETTI (AC).- La cámara que agrupa a los hoteleros del Alto Valle y el Valle Medio de Río Negro salió ayer a pedirle al gobierno que tome medidas para que se terminen los cortes de ruta y de calles, se evite la generación de contaminación acústica, para evitar que la tasa de ocupación de estos establecimientos baje más allá del 30% actual.

Juan Carmelo D"Amato, presidente de la Unión de Hoteles, Restoranes, Bares y Afines de Río Negro (UHRB), afirmó ayer que "la situación de crisis que atraviesa la hotelería de la zona está reflejada en la baja ocupación que apenas llega al 30% de su capacidad. Este dato, que nadie desconoce, perjudica el movimiento económico de la zona, pese al esfuerzo extremo que está realizando el empresariado del sector".

D"Amato se refirió especialmente a los hoteles de Cipolletti, entre los que está el suyo, para sostener que los cortes de calle "perjudican notablemente la hotelería y, por efecto cascada, todo el comercio en general".

Los empleos que generan

Los hoteles y restoranes ubicados en la región, desde Villa Regina hasta Catriel, son fuente de empleo para 1.000 personas.

La industria turística de estas ciudades "se siente a merced del maltrato provocado por la contaminación acústica y ambiental que obstaculiza el empuje y riesgo empresario puesto por los asociados a UHRB con el propósito de captar hombres de negocios y turistas que estén de paso o visiten la región", expresó el dirigente empresarial.

En esta queja incluyó los "ruidos molestos, las patotas en litigio, las picadas de auto, los escapes libres, las motos ruidosas, la quema de neumáticos y los cortes de calles y rutas".

"Hacemos un llamado a las autoridades -añadió- y a la comunidad para que colaboren contra este flagelo".

En la zona de influencia de esta asociación, existen 40 hoteles y 180 restoranes y confiterías.

La semana próxima la institución comenzará a realizar, junto a los municipios, un relevamiento de las altas de este tipo de comercios.


Comentarios


Sombrío panorama de los hoteleros del Alto Valle