Sondeos ponen a la oposición con ventaja por su fórmula valletana

Según Vignoni, Soria y Weretilneck sacan 25.000 votos de diferencia

Evangelina Martínez

El consultor histórico del oficialismo rionegrino dice que la alianza entre los intendentes de Roca y Cipolletti es una clave de la elección.

“La fórmula Soria-Weretilneck hegemoniza hoy el voto en el Alto Valle”, que le garantiza “una diferencia inicial de 25.000 votos”. Esa afirmación pertenece al consultor Ricardo Vignoni, quien destaca la estrategia electoral de la oposición aunque reconoce que Soria “no debe quedarse tranquilo” porque “el partido gobernante no caerá en la resignación”. Vignoni es un histórico encuestador y consultor del oficialismo, aunque en los últimos años su conocimiento regional y el resultado de sus trabajos permitió otras contrataciones. Por caso, un reciente sondeo realizado para Miguel Pichetto fue determinante para que el senador desista de su postulación para el 2011. Ese muestreo –que se realizó a fines del 2010– consigna 10 puntos de diferencia para Soria-Weretilneck, con 30,34 puntos, superando a la fórmula medida de Bautista Mendioroz-Magdalena Odarda, con 20,05 por ciento. Vignoni aportó las siguientes consideraciones: • Soria inicialmente “ha logrado una hegemonía del voto en el Alto Valle, región que concentra casi el 50 por ciento del padrón”. El “actual partido gobernante deberá definir –una vez que resuelva la interna por el candidato– una estrategia para contrarrestar esa diferencia adversa en esta área geográfica de mayor desarrollo económico”. • La ventaja de Soria en el Alto Valle por “su gestión municipal” la “consolidó e incrementó” con la alianza con el intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck. Al roquense “no le preocupaba la postulación de Pichetto hacia el interior de su partido sino sumar en su proyecto a Cipolletti. Algo que parecía poco probable. Prácticamente no había antecedentes de una fórmula conformada por dos políticos del Alto Valle”. Vignoni recuerda el intento oficial de 1995 con Pablo Verani y Jorge Ocampo, pero que se modificó al desplazar al cipoleño por el viedmense Bautista Mendioroz. “Ese cambio se hizo para contrarrestar el peso electoral” que tenía el justicialista Remo Costanzo en Viedma, con “una provincia convulsionada” y “el gobernador Horacio Massaccesi lanzado en la candidatura a presidente”. • Resalta además para Soria su ventaja por su “gestión municipal ordenada y eficiente”. Su “estrategia exitosa” de sumar a Weretilneck desactivó las señales iniciales” de éste de respaldar al radicalismo. “Esa posibilidad de alianza complicaba la estrategia electoral de Soria” porque “Viedma y Cipolletti en contra podía equilibrar el enorme poder electoral que reúne en Roca”. • Con Weretilneck, “Soria se asegura una posible diferencia inicial de 25.000 votos entre Roca y Cipolletti”. Un eventual acuerdo del radicalismo con Julio Arriaga “podría equilibrar (aunque no creo) el resultado de Cipolletti pero de ninguna manera desfavorable, como en un primer momento, con un Weretilneck con el radicalismo y aportando una diferencia de 9.000 votos”. • Vignoni concluye que Soria “arranca con una gran fortaleza”, pero aclara que “nunca está dicha la última palabra. Ni Soria puede quedarse tranquilo, ni el actual partido gobernante, que no por nada lleva más de 27 años en el poder, caerá en la resignación de dar por perdido el comicio por la gobernación”. (AV)


Comentarios


Sondeos ponen a la oposición con ventaja por su fórmula valletana