Sorprendidos por la falta de conocimiento de Weretilneck



El Consejo de Niñez y Adolescencia de Roca (Conya) expresó su preocupación y rechazo a las declaraciones del gobernador, Alberto Weretilneck, quien exigió el viernes pasado “el castigo máximo” a quienes atentan contra policías, además de asegurar que “un menor no tiene menos responsabilidades que un mayor a la hora de cometer un homicidio” y que “no hay atenuantes que valgan”. “Nos sorprende el nivel de desconocimiento de la autoridad provincial, cuando innumerables investigaciones, tratados internaciones, declaraciones de principios, y convenciones reconocen que el niño, y/o el adolescente posee capacidades cuantitativa y cualitativamente diferentes a las del adulto, con lo cual su capacidad de culpabilidad y su responsabilidad también deben ser diferenciadas. Desconoce el funcionario el principio de autonomía progresiva y por lo tanto, la concepción del niño/a como sujeto en formación, apelando a la idea de “peligrosidad” que deviene luego en pedido de “condenas”, “castigos” y “encierro”, indicó el órgano interinstitucional roquense. “Tal vez valga recordar que estos jóvenes surgen de una sociedad determinada, transitan por instituciones del Estado antes de delinquir, y en todo caso cuando llegan a esa instancia deberíamos interpelarnos sobre la responsabilidad de cada uno como sociedad. En definitiva cuando un niño o un adolescente entra en conflicto con la ley, es la sociedad toda la que ha fracasado”, agregaron. Por eso consideraron que pedir a la Justicia la “máxima pena” “implica recargar sobre una sola institución las consecuencias de un sistema de protección de niñez absolutamente colapsado, un simple remiendo a un problema profundo”. De todas maneras, opinaron que “lo más grave es que este tipo de expresiones soslaya el incumplimiento de la provincia de Río Negro en tanto se encuentra, normativa e institucionalmente, operando con un régimen legal penal de adolescentes de tipo “tutelar” violatorio de la Constitución Nacional y la Convención de Derechos del Niño; donde el juzgamiento de adolescentes entre los 16 a 18 años está rodeado de menos garantías que el sistema de juzgamiento de adultos, aún cuando los estándares internacionales exigen, no sólo un trato igualitario, sino una mayor protección a los niños y adolescentes por su especial condición de vulnerabilidad”.


Comentarios


Sorprendidos por la falta de conocimiento de Weretilneck