Sorpresa: aparecieron las tragamonedas

Las devolvieron desde Entre Ríos. Ahora están en Patagones.

VIEDMA (AV)- Como por arte de magia aparecieron las 70 tragamonedas de los casinos de Viedma y Cipolletti inhabilitadas por la Justicia.

En una evidente maniobra destinada a no complicar su situación y eludir la pena judicial para quien debía custodiarlas, el concesionario de esas dos casas de juego, Carlos "Cacho" Ferrari, puso ahora a disposición del juez penal de Viedma Jorge Bustamante las tragamonedas.

Sin embargo, quedó claro que se violó una disposición judicial como fue la inhabilitación de 55 máquinas tragamonedas del Casino "Golden Valley" de Viedma y 15 del de Cipolletti. Y se trasladaron los equipos al casino de José "Toto" Yabrán, el hermano del empresario fallecido con quien Ferrari estableció un acuerdo comercial.

En el marco de una investigación judicial esas máquinas habían sido inhabilitadas por el juez en diciembre del año pasado. Entonces, se ordenó su secuestro, pero por razones técnicas se dispuso que no se podían utilizar colocando la faja correspondiente y se designaron como depositarios judiciales al exgerente del Casino en Viedma, Hugo Arbanás, y a Roque Avila, empleado del casino de Cipolletti.

Luego de que "Río Negro" publicara que esas máquinas habían sido trasladas a un casino de Gualeguaychú, Entre Ríos, el juez constató que efectivamente las tragamonedas inhabilitadas no estaban donde debían y que se había violado la resolución judicial correspondiente.

La semana pasada medios gráficos y radiales de aquella ciudad entrerriana que se habían hecho eco de la investigación de este diario publicaron que las máquinas que habían llegado hasta allí provenientes de Río Negro habían sido retiradas en horas de la madrugada.

Un edificio en las afueras de Gualeguaychú, propiedad de Yabrán fue señalado como el lugar donde habrían sido trasladadas las máquinas.

Yabrán obtuvo las tragamonedas de Inter World, firma que pertenece a Carlos "Cacho" Ferrari también propietario de Varsa S.A. concesionaria de los casinos de Viedma y Cipolletti.

El abogado defensor del empresario Ferrari presentó un escrito al juez penal Jorge Bustamante a través del cual puso a su disposición las 70 máquinas.

Orden judicial

El juez recibió la presentación del abogado Manuel Maza pero le exigió que en el término de 24 horas las tragamonedas regresaran a jurisdicción viedmense.

Según trascendió, las máquinas se encontraban en un galpón de la calle España casi Garibaldi de Patagones. Al cierre de esta edición permanecían en ese lugar aparentemente a la espera que disminuyera el movimiento de vecinos para retirarlas y trasladarlas a un lugar en Viedma que sería el Casino El Faro en el balneario El Cóndor.

Por otra parte hoy se presentaría ante el juez el exgerente del Casino de Viedma, Hugo Arbanás, sobre quien pesa una orden de captura por considerárselo depositario infiel, al haber permitido que las tragamonedas fueran retiradas del lugar.

El juez Bustamante hizo lugar la semana pasada a un pedido de eximición de prisión por ser ese delito excarcelable pero le impuso una fianza de 80.000 pesos calculado sobre el valor de las tragamonedas desaparecidas.

En la mañana de ayer el abogado Manuel Maza presentó un pedido de disminución de la fianza ante la disposición de las máquinas y el juez Bustamante la redujo a 1.500 pesos.

Hoy Arbanás pagará ese monto y podrá retirarse a su casa.

La fiscal incluye a Verani y Santamaría en la lista

VIEDMA (AV)- La fiscal de la causa de los casinos pidió la requisitoria en la causa que investiga presuntas irregularidades en la Lotería por la concesión de los casinos en Río Negro.

Daniela Zágari presentó al juez penal Jorge Bustamante una cantidad importante de nuevas medidas sobre la base de la última publicación de la investigación del "Río Negro" y a las pruebas reunidas durante este primer proceso de investigación.

La fiscal habría recaratulado la causa bajo la figura de los delitos de "cohecho, fraude a la administración pública e incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos", entre otros.

Además, en esta nueva requisitoria Zágari también amplió la lista de imputados. Además del presidente de Lotería, Miguel Angel Irigoyen y el ex gobernador y ex senador, Horacio Massaccesi, incluyó al mismo gobernador de Río Negro, Pablo Verani; al presidente de Varsa S.A., Carlos Ferrari, a Adrián Escalesa y al ex basquetbolista Andrés Santamaría.

Santamaría, amigo del hijo del gobernador Pablo Verani, integra una de las empresas "sello" -según el propio Ferrari preside Albany Trade- a las que sucesivamente Lotería ha derivado a pedido de Varsa/Inter World el 15 por ciento de la recaudación de las tragamonedas que le corresponde a la concesionaria.

De acuerdo con la investigación realizada por este diario, ese porcentaje de la concesionaria a empresas sin ninguna actividad conocida no sería otra cosa que una pantalla para disimular el desvío de dinero de las apuestas (que debería ir a obras de acción social y a educación) hacia los bolsillos de determinados funcionarios.

Esa desviación de dinero se ha hecho en épocas sucesivas a través de Albany Trade, de Servicios Integrales de Prevención y más recientemente de Mystinc Sun.

Aguardan otras medidas

En tanto, la justicia espera los resultados de otras medidas en trámite. Varias de ellas dependen de otras jurisdicciones judiciales que fueron reclamadas por exhorto a jueces de otras localidades rionegrinas y fuera de la provincia.

Entre las nuevas medidas reclamadas por la fiscal de la causa no se encontraría ningún llamado a indagatoria. En cambio, por el momento, se habrían pedido nuevas testimoniales.

En tanto el abogado Manuel Maza, defensor de Ferrari, presentó un nuevo escrito ante el juez ampliando la declaración explicativa del empresario elevada por Mariano Cúneo Libarona, apenas se inició la causa judicial en base a la investigación de "Río Negro".


Comentarios


Sorpresa: aparecieron las tragamonedas