Sorpresa por el pedido de aumento

Los diputados Osvaldo Ferreyra, del Movimiento Popular Neuquino, y Raúl Radonich, de la Alianza, no esperaban que el Tribunal Superior de Justicia solicitara un incremento en el presupuesto. El debate sobre los fondos adicionales que reclaman los jueces ya comenzó.

NEUQUEN (AN) - El aumento presupuestario que reclaman los vocales del Tribunal Superior de Justicia tomó por sorpresa a los diputados provinciales del oficialismo y la oposición, que no suponían, a finales del año pasado, cuando concedieron un incremento salarial a jueces y empleados, que el gasto de personal terminaría disparándose en 10 millones de pesos.

Osvaldo Ferreyra, del MPN, y Raúl Radonich, presidente del bloque de la Alianza, le dijeron ayer a "Río Negro" que no se esperaban que el proyecto de presupuesto judicial que elabora el Tribunal Superior llegara este año a la Legislatura con un pedido de incremento permanente de casi 8 millones de pesos.

El Tribunal Superior administra el Poder Judicial con una asignación anual del 18% de lo que ingresa a la provincia por coparticipación federal de impuestos. El pedido es llevar ese índice a 21,92%.

En el mensaje de elevación del proyecto de presupuesto, el presidente del Tribunal Superior, Rodolfo Medrano, adujo que la creación de nuevos organismos (juzgados, fiscalías, defensorías, etcétera) requiere una inversión mayor del Estado, pero nada dice sobre el motivo del crecimiento del gastos salarial que de 32 millones en 2000 pasó a 42 este año.

Para Ferreyra estaba claro que el incremento de sueldos que la Legislatura aprobó el año pasado para jueces y empleados judiciales significaba un aumento presupuestario de 5 millones.

La mejora de haberes fue la fórmula que los políticos encontraron para solucionar un conflicto originado en el blanqueo de una suma en negro que cobraban los jueces desde 1991. Pero para zanjar otra controversia, la del enganche salarial de los empleados, también aumentaron los sueldos al resto del personal judicial.

"El año pasado, cuando se aprobó el aumento, nosotros decíamos que había que ver las previsiones presupuestarias, cómo se financiaba", recordó el aliancista Radonich.

Ferreyra apeló a una imagen muy ejemplificadora de lo que significaría un aumento de la asignación judicial para el presupuesto provincial. "Es como una frazada corta: si tiramos de un lado va a quedar descubierto el otro", dijo. Explicó que para darle recursos a la Justicia será necesario recortar en otra área.

Recordó además que cuando se trató el aumento salarial, los cálculos indicaban que la partida de personal de la Justicia aumentaría en 5 millones de pesos.

-¿No hay posibilidades de que se hayan equivocado en la previsión? -le preguntó este diario.

-No, es imposible -fue terminante.

Ferreyra es el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales y el único abogado que tiene el sobischismo en la Legislatura. Adelantó que el Tribunal Superior de Justicia o sus funcionarios técnicos irán seguramente a la Cámara a explicar los por qué del pedido de aumento.

El proyecto de presupuesto que sorprendió a todos fue enviado a la Legislatura el 19 de abril pasado, pero recién tomó estado parlamentario el 2 de mayo, cuando los diputados realizaron la primera sesión ordinaria del año.

De los 44 millones de pesos que piden de asignación anual para este ejercicio y los siguientes, la Justicia invierte, en promedio, más de 2.700 pesos por cada uno de sus 1.190 empleados, incluidos jueces y personal jerárquico. El resto de los recursos para llegar a los 50 millones de gastos previstos para este año provendrán de las tasas de justicia y las multas que recauda el Poder Judicial. De los más de 21 millones de ahorros que la Justicia depositó en un plazo fijo del BPN, este año se invertirá 1,5 en obra de infraestructura.


Comentarios


Sorpresa por el pedido de aumento