“Soy muy prolijito”



En el tono mesurado que eligió para sus últimas apariciones públicas, el presidente Néstor Kirchner replicó ayer las críticas sobre su estilo personal y político al advertir que, aunque que puede parecer desordenado, “soy muy prolijito para manejar la plata del pueblo”.

De todas maneras y aunque sin nombrarlo específicamente, volvió a acusar al duhaldismo de “poner trabas” a su gestión y advirtió que “los enfrentamientos cortos no sirven”, por lo que volvió a pedir a los argentinos que “me ayuden” a “hacer el cambio que el país necesita”. “Hay que ayudar a cada uno en el momento histórico que le toca”, reclamó.

Al hablar en el partido bonaerense de San Nicolás en la segunda visita de lo que del año, Kirchner desautorizó a quienes cuestionan su participación activa en la campaña electoral porque, dijo, “gestiono desde la mañana hasta la noche y no me siento como un burócrata mientras el pueblo sufre”.

“El escritorio de la Casa Rosada tiene que andar por todo el país”, enfatizó el presidente en obvia réplica a la oposición que critica sus viajes al interior para encabezar actos. El jefe del Estado estuvo acompañado por su esposa, la senadora y candidata Cristina Fernández, el gobernador de la provincia, Felipe Solá, y los ministros de Interior, Aníbal Fernández, y de Salud, Ginés González García. “En la Argentina hay que trabajar con grandeza y dejar de lado las mezquindades”, dijo Kirchner, para señalar de inmediato que “ante cada golpe pongo la otra mejilla”.

Previo al discurso del presidente, Solá volvió a acusar al duhaldismo de “poner obstáculos” a su gestión y advirtió que esto se desató “cuando cometí el pecado de decir que no quería una provincia alambrada, sino un gobernador que mande”.


Comentarios


"Soy muy prolijito"