SOYEM define medidas contra el recorte de Feudal

En una asamblea decidirá las acciones a seguir. El Concejo mostró su rechazo al recorte.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Con disgusto contenido recibieron ayer los trabajadores municipales la reducción horaria y el recorte salarial que el intendente Atilio Feudal resolvió imponer a partir del 1 de diciembre.

Recién hoy el Soyem realizará una asamblea para definir cómo enfrenta la medida, aunque los dirigentes adelantaron que «habrá acciones judiciales y gremiales» para oponerse al recorte.

En el Concejo la reacción estuvo caracterizada por la esperable opinión contra el intendente, que con su decisión «pasó por encima» del ajuste más moderado que los ediles dispusieron 10 días antes con la ordenanza de Emergencia Económica.

«Tan importante como ahorrar es aumentar los recursos -reflexionó un concejal opositor-. Por eso cuesta entender cómo piensa instrumentar Feudal la moratoria, con el personal en conflicto y trabajando menos horas».

Precisamente, el riesgo cierto de disparar un conflicto laboral fue lo que llevó al Concejo a descartar la rebaja salarial, que ya estaba contemplada en el proyecto de Emergencia que Feudal presentó hace dos meses. En cambio el ahorro hizo eje en los recortes a la planta de contratados, un programa de retiros voluntarios y ahorros específicos en viáticos y teléfonos.

Pero el Ejecutivo parece desconfiar de que esas medidas alcancen para lograr el urgente objetivo del equilibrio presupuestario. Según Feudal, la poda salarial es la única manera de asegurar ese resultado. Y por eso avanzó con la resolución que reduce la carga laboral a 30 horas semanales (hoy son 35), aplicando la correspondiente rebaja en las remuneraciones inferiores a 800 pesos «de salario neto de ley, excluyendo las asignaciones familiares». Los trabajadores afectados serían unos 300. Según la resolución la medida durará hasta que «la contención del gasto y el mejoramiento de los ingresos» permita atender la masa salarial con recursos propios.

Durante el anuncio, Feudal estuvo acompañado por todo su gabinete menos los dos miembros del MUP, que mostraron así su desacuerdo. Al mismo partido pertenece la titular del Concejo, Graciela Di Biase, quien insistió en su postura de que «se instrumentara la ordenanza de Emergencia», antes de evaluar si correspondía profundizar el ajuste. Por su parte, el edil radical Marcelo Cascón tampoco avaló lo actuado por Feudal, porque «el planteo era agotar antes otros caminos». Dijo además que el bloque oficialista no acompañó el anuncio «porque su rol es otro».

En tanto, Jorge Temporetti (MPP) advirtió que la reducción de la jornada laboral sólo puede hacerse por ordenanza y se declaró sorprendido por la nueva movida de Feudal «antes de haber convocado la comisión de seguimiento de la emergencia». También Ricardo Ledo (PJ) e Irma Haneck (Frente Grande) encontraron extemporánea a la medida.

El secretario general del Soyem, Germán González, aseguró que entre los trabajadores «hay bronca y efervescencia». Pero el gremio descartó cualquier protesta desbocada ya que prefiere elaborar una respuesta contundente, en una lucha que imagina «en terreno judicial y de aquí a varios meses». El dirigente señaló que Feudal no tiene autoridad para imponer un recorte salarial «porque sigue manteniendo muchos contratados políticos por afuera del gabinete». Una de las opciones del gremio es plantear el rechazo al ajuste en conjunto con los vecinos que están en contra del proyecto de aumento de tasas.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios