Storm Mayor logró la hazaña 'de atropellada'



En el último salto, cuando el triunfo ya era para el favorito Forty Licks, la mano del jóckey Pablo Falero le permitió al potrillo Storm Mayor lograr la hazaña de tapar en el disco por una cabeza al pupilo de Roberto Pellegatta, imposibilitando cantar una "línea", y hacer volver revivir al entrenador Juan Bianchi, quién volvía así luego de largo tiempo a sacar victorioso un pensionista suyo, nada menos que en el Gran Premio Internacional Carlos Pellegrini GR-1.

En un tiempo de 2.23.41/100 para cubrir la distancia de 2.400 metros el representante de la Caballeriza Starlight produjo la mejor performance de su corto historial, y accedió así a la primera victoria de su campaña en la pista de césped del Hipódromo de San Isidro.

El hijo del padrillo Bernstein había corrido algunos cotejos de nivel selectivo en sus anteriores siete presentaciones, pero en todas su desempeño fue regular; recién en el Gran Premio Nacional, que ganó Forty Licks, logró clasificarse tercero, en el tiro de 2.500 metros del Hipódromo Argentino.

Ahora, con esa entrega, Juan Esteban Bianchi –a pesar de que presenta sus caballos Roberto Desvard–, lo fue preparando para correr el máximo cotejo de la Hípica Nacional, y la 'suerte' le tendió una mano, acordándose de aquel gran trainer que dominó estadísticas en la década de los años '80, y al que ahora, cada vez con menos caballada y patrones, hace milagros para mantener su vigencia.

Storm Mayor, agrandado por su única gestión importante en el plano clásico, salió con una fuerza impresionante y comenzó una larga atropellada que lo fue catapultando a la gloria, a esa que, a la gente que comanda el mago de Capitán Sarmiento le venía siendo esquiva desde hace tiempo. Se lució el jockey Pablo Falero, que a la inversa de su modalidad habitual alcanzó un triunfo impresionante de arremetida, en el último salto. (Télam)


Comentarios


Storm Mayor logró la hazaña 'de atropellada'