Su verdadero poder en la obra social 14-6-03



Ante la ofensiva del gobierno, Barrionuevo tarareó "Resistiré"

BUENOS AIRES (ABA).- "Más que intervenirlo, al PAMI habría que cerrarlo y abrir una obra social nueva", señaló uno de sus directores, representante de los jubilados. De acuerdo a esta fuente, el nivel de corrupción del organismo "está tan enquistado que es imposible desterrarlo". De acuerdo a documentos a los que "Río Negro" tuvo acceso, allegados al sindicalista Luis Barrionuevo tendrían 134 contratos con el PAMI, incluyendo servicios concertados con prepagas, laboratorios, cocherías, empresas de turismo y de gastronomía. "Acá se pagan excesos hasta a quienes hacen el boletín interno de la entidad", señala el director. El Gobierno aspira a que Domingo Petrecca y Reynaldo Hermoso, los dos representantes gremiales del instituto y alineados con Barrionuevo, presenten su renuncia. En la Casa Rosada creen que eso será suficiente para que el resto de las autoridades se subordinen al poder central. La solicitud de Kirchner llegó al Parlamento a través de una propuesta de la Auditoría General de la Nación, porque la entidad de los jubilados es un ente autárquico, justamente una norma que impulsó el año pasado, desde su banca de senador, Luis Barrionuevo. El realidad, el Gobierno no quiere tanto: se conformaría con la renuncia de los dos directores cuestionados. "Hermoso es un jerarca del PAMI, y debajo de él se extiende una red de funcionarios y concesiones enormes, pero los jefes en las sombras pueden entregarlo y rearmar su estructura de corrupción sin él. Esto se maneja así desde hace mucho tiempo", señala el director que prefiere escudarse en el anonimato. Desde hace 15 años que está en la picota la administración del organismo. Ya hubo al menos una docena de intentonas fracasadas por reestructurarlo, pero parece intocable. Con casi 4 millones de afiliados, la obra social más grande del continente mueve 2.400 millones de pesos anuales y nadie quiere resignar su manejo. Junto al Anses, son las cajas políticas más rentables de la Argentina. La influencia de Barrionuevo es incuestionable en el organismo. En realidad, es quien invistió de autoridad a Reynaldo Hermoso, el más poderoso de los directores del PAMI. Hermoso designó a dedo a once de los gerentes y ahora busca protegerlos. Entre ellos están Carlos Pisolo Ruso, gerente de Legales, y Mónica Posidente, a cargo de la estratégica gerencia de Relaciones con los Beneficiarios. Otros hombres de Barrionuevo en la obra social son Gustavo Juliá y Néstor Sciam. El primero, gerente Financiero, es accionista de una compañía de aviones privados que suele usar el jefe sindical en sus viajes a Catamarca. Por su parte, Sciam, jefe de Prestaciones Médicas, es acusado por la oposición de ser a la vez uno de los mayores prestadores de la obra social. Kirchner, bien asesorado por Ginés González García, no quiere crear un frente de pelea inagotable. Por eso apuntó sus cañones contra Luis Barrionuevo pero "salvó" de la embestida al resto de los caudillos cegetistas. De hecho, Rodolfo Daer adelantó su regreso de Ginebra, donde participaba de la Asamblea Anual de la OIT, para sentarse a negociar con el Presidente. González García, por su parte, ya obtuvo el compromiso de "ayuda" de otros dos pesos pesado de la CGT: Carlos West Ocampo (Sanidad) y Armando Cavalieri (Comercio). Barrionuevo, de todas maneras, se presta a dar combate. El jueves reunió a media docena de sus más importantes compañeros sindicalistas y los instó a sostener la alianza en el PAMI, "para que no se convierta en un coto de caza de los gobernantes de turno". En general, sus reclamos tuvieron buena recepción: aunque en la CGT, por ahora prefieren no atacar a la gestión Kirchner, miran con desconfianza el despliegue de poder que muestra el nuevo presidente. Gónzalo Alvarez Guerrero

Ante la ofensiva del gobierno, Barrionuevo tarareó "Resistiré"


Comentarios


Su verdadero poder en la obra social 14-6-03