Sudán: el hambre mata como las balas

La peor crisis humanitaria del mundo se cobró ya casi 70.000 vidas, a un ritmo de 10.000 cada mes, por causas como el hambre y enfermedades prevenibles. Casi 1.600.000 personas están refugiadas en la región sudanesa de Darfur y el vecino Chad, a causa de la guerra civil que desgarra al país. La ayuda no llega.

KOPPEL GINEBRA (AP/AFP) _ Al menos 70.000 refugiados han muerto desde marzo a causa de las malas condiciones en los campamentos en la región sudanesa de Darfur, y más morirán a la misma tasa si otros países no contribuyen con 300 millones de dólares en la ayuda que prometieron, dijo el viernes la agencia de salud de la ONU. Esta cifra no toma en consideración los muertos a causa de la violencia, incluyendo los ataques de la milicia y el gobierno contra aldeas o refugiados, dijo.

"Seguimos sin ser capaces de encontrar los recursos colectivos necesarios para responder de forma adecuada (a esta crisis) y reducir el número de víctimas a un nivel aceptable", declaró David Nabarro, encargado de la gestión de las situaciones de crisis en la OMS, durante una conferencia de prensa en Ginebra.

De momento, las agencias humanitarias sólo han recibido la mitad de los 300 millones de dólares necesarios para ayudar a 1,4 millones de personas desplazadas en Darfur y a 200.000 refugiados instalados en el vecino Chad, que padecen enfermedades y desnutrición y viven en condiciones sanitarias deplorables, lamentó.

 

Un saldo nefasto

 

El nuevo saldo de muertes estimado por la Organización Mundial de Salud es mayor en 20.000 víctimas que el de hace un mes. En otras palabras, la OMS considera que hasta 10.000 personas mueren cada mes en los campos de desplazados en Darfur, lo que equivale a un índice de mortalidad demasiado elevado incluso para una crisis humanitaria. El estimado de muertes dentro y en los alrededores de los campamentos solamente cubre el período desde que las agencias de ayuda han tenido acceso a la región, dijo el doctor David Nabarro, jefe de operaciones de crisis para la OMS.

"Estamos viendo una situación de escasez extrema, y si el sufrimiento de estas personas en Darfur es tan importante para la comunidad internaciona como parece ser, entonces esperaríamos mucha más ayuda a largo plazo'', indicó Nabarro. "Intentamos llegar a los campos con todoterrenos que se averían o se encajan, cuando en realidad necesitaríamos helicópteros", afirmó.

"El precio es medido en muertes''. Hasta ahora, la ONU solamente ha recibido este año la mitad de los 300 millones de dólares que necesita para Darfur, dijo.

"Me preocupa que aún no tenemos una suficiente percepción popular en el mundo acerca de la enormidad del sufrimiento de esas personas en Darfur y Chad, donde enfermedades y sufrimiento son experimentados en una escala extraordinaria e inhumana'', agregó.

Las Naciones Unidas y grupos de ayuda han calificado a Darfur como la peor crisis humanitaria en el mundo.

El conflicto de Darfur, originalmente un enfrentamiento entre granjeros africanos y nómadas árabes, se ha convertido en una contrainsurgencia en la que una milicia musulmana progobierno ha violado, asesinado y ha quemado las aldeas de sus enemigos.

El gobierno ha negado reportes de que apoya a la milicia, conocida como Yanyawid.


Comentarios


Sudán: el hambre mata como las balas