Sueldos y proveedores tienen arrinconadas a las comunas

Las demandas de pago de los distintos sectores acosan a Bariloche, Río Colorado y Regina.



El rostro particularizado de la crisis provincial aparece en los municipios rionegrinos con distinto grado de virulencia en las protestas pero en general bajo el común denominador del atraso salarial a los agentes comunales y la demora, ya imposible de remontar, en el giro de las remesas de coparticipación.

En Bariloche, la bronca de los afiliados al SOYEM creció un poco más, debido a que el intendente César Miguel volvió a incumplir una promesa. Había asegurado que ayer completaría el pago de agosto, pero apenas alcanzó a cubrir los haberes de algunos programas sociales, como el “Manos a la Obra”.

Por su parte el SOYEM anticipó que “hasta tanto se cumpla con el pago de haberes o se logre un acuerdo conciliatorio con la municipalidad los trabajadores continuarán con las medidas de fuerza en forma pacífica”.

En Río Colorado, los empleados municipales comenzarán el próximo lunes una retención de servicio por no cumplirse el acta-acuerdo firmada con el ejecutivo. En uno de los puntos del documento, se dejó constancia que los empleados esperaban hasta el 15 de octubre para cobrar el medio aguinaldo, hecho que finalmente no se concretó.

Fue infructuoso el esfuerzo del ejecutivo, acompañado en las negociaciones por dirigentes del gremio, para poder conseguir el dinero adeudado por la provincia. El secretario del SOYEM Zoilo Velázquez, indicó a “Río Negro” que la mayor responsabilidad en toda esta cuestión es del gobierno provincial.

Precisamente con relación a las deudas de la provincia con los municipios, el senador justicialista Remo Costanzo acusó al gobierno de “oportunismo, irresponsabilidad e inmoralidad” al no entregar las coparticipaciones a las actuales intendencias justicialistas, como es el caso de Río Colorado.

El senador dijo que las comunas tienen hasta once quincenas de coparticipación atrasadas y por lo tanto “están imposibilitados de hecho de brindar sus prestaciones básicas y elementales, adeudando sueldos al personal y a proveedores”.

En este aspecto, tan acuciante es la situación de algunos municipios que en Regina, por ejemplo, el Concejo Deliberante aprobó ayer aceptar una operatoria con bonos Río I y II de la provincia para cancelar las coparticipaciones adeudadas, lo que le permitirá a la comuna hacerse de dinero en efectivo.

En el caso de Villa Regina, la aceptación de bonos le permitirá recibir cerca de 500 mil pesos en documentos. Parte de ellos ya fueron adelantados por la provincia, en tanto que unos 290 mil ingresarían como un crédito.

Este ingreso a la caja municipal posibilitará que el municipio cancele los haberes de setiembre al personal municipal que desde el martes está en retención de servicios.

También parte del monto se podrá destinar al pago de proveedores de insumos y servicios, y no se descartó la entrega de un adelanto al estudio jurídico Tempone, como parte de pago de la indemnización de 700 mil pesos que debe pagar la comuna.


Comentarios


Sueldos y proveedores tienen arrinconadas a las comunas