Sufrir para festejar

El triunfo le viene bárbaro luego de tres caídas al hilo.



1
#

Matías Subat

2
#

argentino b

NEUQUÉN (AN).- Maronese tardó seis fechas en volver a la victoria. No lo hacía desde aquella jornada del debut, cuando derrotó a Jorge Newbery por la mínima diferencia. La alegría llegó nuevamente en casa, en el vergel del oeste capitalino, y durante un sufrido 3-2 ante Racing de Trelew, por la séptima del Argentino B. Buenas noticias para el equipo de Mario Gambini, porque se despertó después de tres caídas en fila y comenzó su ascenso en la tabla de posiciones, en la que justamente superó a su rival de ayer. El Dino fundamentó su victoria no tanto en el nivel de juego, sí en la efectividad en el arco de enfrente, algo que padeció las fechas anteriores. Pocos pasajes de buen fútbol se vieron, pero el local pegó en los momentos justos. Eso sí, en el segundo tiempo volvió a tener una prolongada “siesta” y casi lo paga muy caro, ya que de estar tres goles abajo, Racing se le puso a tiro y en los cinco minutos de tiempo adicionado le llenó de centros en área de José Ramírez. Los equipos se estaban acomodando en la cancha cuando Maronese clavó el 1-0. Corrían apenas 9 minutos y Gustavo Lineares ingresó al área rival, se hamacó para un lado, el lateral Carlos Rodrigo se comió el amague, lo bajó y Orlando Porra lo cambió por gol desde los doce pasos. Y Racing ni siquiera se había repuesto de ese cachetazo cuando Lineares lanzó un corner olímpico que se transformó en el inesperado 2-0 para los dueños de casa, a pesar de las protestas de los chubutenses, quienes reclamaron que el balón no había entrado en su totalidad al arco. Lógicamente Maronese encontró la paz que tanto buscaba y Racing quedó descolocado. Antes del descanso Adrián Kees casi amplía la diferencia y la respuesta fue profunda en la visita, con un disparo de Armando Mansilla que pegó en uno de los postes, recorrió la línea y salió. Como era de prever, a la vuelta del descanso Racing salió a jugarse el todo por el todo. Se paró en campo rival y generó algunas situaciones, pero sobre los 13 recibió otro cross a la mandíbula, porque Hugo Romero le cometió una falta a Mario Barros y otra vez un penal de Porra fue a dormir a la red. Sin jugar bien, Maronese ganaba 3-0. Un negocio para nada despreciable. Pero con el correr de los minutos cedió terreno, no supo manejar el balón y aunque Gambini metió mano para equilibrar la lucha de mitad de cancha, Racing descontó a los 29 mediante Francisco López Rojas. La visita continúo en su alocada búsqueda y Kees tuvo una chance clarísima para liquidar el pleito, pero después de eludir al arquero Lucas Abud, increíblemente le erró al arco. La preocupación sobrevoló el estadio del oeste cuando el zurdazo de Darío Contreras venció a Ramírez. Corrían 42 minutos y aún faltaban los cinco de adición. Maronese defendió cada pelota aérea con fiereza, Racing lo buscó y no lo pudo encontrar y el cotejo se fue con los muchachos neuquinos fundidos en un abrazo tras varias fechas de amargura.

¿Entró o no entró? El corner de Lineares fue el 2-0 (arriba). Porra abrió la cuenta (abajo).


Comentarios


Sufrir para festejar