“La familia y el trabajo me impulsaron a venir”

Fueron las razones por las cuales la oftalmóloga Isabel Fernández llegó a Roca. Una agradecida de la ciudad y su gente.
“Es un lugar de oportunidades”, afirma.

01 sep 2018 - 00:00

Vivir en Roca tiene su encanto. Ofrece un valle con frutales, bardas y un majestuoso río. Una ciudad que se destaca por su amplia oferta académica, tanto pública como privada, y por lo avanzado de sus centros médicos. Un lugar de afectos y oportunidades. Tal vez condiciones suficientes para traer de vuelta a los que se fueron por estudio y un atractivo para los que llegan por primera vez... y se quedan para siempre.

Precisamente los lazos familiares fueron los que trajeron a la oftalmóloga Isabel Fernández de Román a Roca, y la llevaron a adoptarla luego como su ciudad.

“Estoy en Roca fundamentalmente por una cuestión familiar. Soy de Villa Mercedes, San Luis. Estudié en Córdoba y allí, en la facultad, conocí a mi esposo que es roquense. Cuando termina su residencia, él decide regresar a su ciudad. Fue difícil venirme, pero Roca me adoptó pese a que yo no tenía pensado radicarme acá. El apoyo familiar y las ganas de crecer fueron el primer impulso. Su gente es muy cálida y casi inmediatamente empecé a trabajar. Hemos crecido mucho profesionalmente en este lugar. Mis cinco hijos son roquenses, aman su ciudad”, comentó.

“Adopté como propio este lugar. Hace 33 años que estoy en la zona. A veces el desarraigo es difícil, pero a mí me pasó que encontré una familia muy cálida y muchos amigos que hacen a la familia más grande. El lugar donde uno vive lo hace uno. Hay que poner parte de uno mismo para resolver situaciones, como todo en la vida pasan cosas buenas y malas. Esta es una ciudad que me encanta, la he visto crecer mucho en este último tiempo. Y nosotros hemos crecido con Roca y consideramos que necesitaba un lugar especialmente diseñado para una atención oftalmológica. Pensamos en esto, un proyecto familiar. Cada integrante tuvo su participación y esto no funcionaría si no estuviera acompañado por un equipo de personas que piensan igual y que tienen el mismo criterio de trabajo”, afirma la profesional.

“Esta es una ciudad que empuja, que tiene mucha zona de influencia. Nosotros lo vemos en general en todas las especialidades médicas. Roca siempre ha estado en un nivel importante en la provincia. Es muy difícil que en esta ciudad no se pueda solucionar algo que no se puede en otras partes del país. Uno ve lo pujante que es Roca, que no se queda, siempre se están haciendo cosas nuevas. Hay trabajo, viene gente de otros lugares a vivir. Hemos crecido mucho en población joven. A nivel educativo ofrece la posibilidad de quedarse a estudiar. Además lo que veo es que muchos de los estudiantes que se van, se especializan y vuelven a Roca. Un ejemplo son los profesionales que están en mi equipo. Somos seis: dos roquenses, dos neuquinos y dos puntanas. De hecho me pasa con mis hijos. Los que se fueron, volvieron. Tira mucho eso de tener a sus amigos y los afectos acá. La mayoría vuelve a trabajar, a devolverle a Roca un poco de lo que le dio. Yo soy una agradecida de Roca, me hizo crecer profesionalmente y soy una agradecida de la gente”, dice.

Y en cuanto a la infraestructura de la ciudad “el urbanismo se ha mejorando. Lo que sí le agregaría y que me parece es muy importante es un aeropuerto. Nos facilitaría mucho las conexiones. Aunque sea dos veces por semana, los vuelos. Evitaríamos el viaje a Neuquén, la Ruta 22. ¡Que se termine la Ruta!, prioridad absoluta, para que la gente que viene tenga más acceso a la ciudad”.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.