Suspenden juicio por la presunta quiebra de Galme



VIEDMA (AV)- El juicio por la presunta quiebra fraudulenta de la ex empresa sanantoniense Galme Pesquera fue suspendido.

La recusación contra el camarista laboral Roberto Maturana como integrante del Tribunal de juicio fue la causa.

Según trascendió Mario Cáccamo, abogado defensor de Rita Traballoni, planteó la recusación contra el camarista por haber actuado éste como integrante del Superior Tribunal de Justicia en la resolución de un planteo sobre esta causa.

De acuerdo a trascendidos tribunalicios esta última recusación habría sido rechazada sólo por uno de los integrantes del Tribunal, razón por la cual el abogado habría insistido en el pedido generándose la suspensión del juicio.

De haber actuado Maturana como integrante del Tribunal de juicio podría haber significado la nulidad del mismo por su participación anterior en una resolución del STJ sobre esta mismo expediente.

Ahora habrá que esperar la designación del juez que reemplace a Maturana en este Tribunal integrado también por los otros dos camaristas laborales Ernesto Rodríguez y Ricardo Rodríguez Aguirrezabala.

En esta causa elevada a juicio en el `99 se encuentran también imputados Carlos Salvi y Aníbal Ralli. Pero la única que estuvo detenida fue Rita Traballoni por pesar en su contra un segundo procesamiento en el marco de la denominada causa grande del ex Banco de la Provincia de Río Negro.

Se les imputa la presunta quiebra fraudulenta de Galme por haber simulado pérdidas en la empresa pesquera de San Antonio y con ello haberse beneficiado económicamente.

En el pedido de elevación a juicio, el fiscal Ricardo Falca centró su acusación en que los imputados incurrieron en una serie de irregularidades al canalizar fondos a las empresas marplatenses Arpemar S.A. y Promasa S.A..

Detalló que los estados contables tenían información que no expresaba la realidad económica de la empresa y existía un incremento injustificado del activo de Galme. Agregó además que se omitió presentar en tiempo y forma la memoria y balances y que se tramitaron irregularmente los libros y documentación mercantil. Añadió que tampoco se inscribió el incremento de capital y que este accionar incidió lesivamente en los acreedores de la empresa.

Para el fiscal los créditos en favor de Arpemar y Promas fueron debidamente probados, al igual que los inexistentes que Galme tenía a su favor provenientes de las operaciones comerciales con las empresas Ocean Marine, Hoko Fishing, Flamingo e Israel Cold Storage Supply.


Comentarios


Suspenden juicio por la presunta quiebra de Galme