Tabaré asumirá el martes y ya definió líneas de su gobierno

Uruguay relanzará el Mercosur, reanudará las relaciones con Cuba y buscará ingresar al G-20. Destacan coincidencias con los otros gobiernos de centro iz





El próximo gobierno de izquierda de Uruguay se propone relanzar el Mercosur, impulsar la Comunidad Sudamericana de Naciones, reanudar las relaciones con Cuba, mantener buenas relaciones con Estados Unidos pese a sus diferencias ideológicas e ingresar al G-20.

El socialista Tabaré Vázquez, que asume la presidencia el martes, prevé realizar sus primeros viajes a los países que integran con Uruguay el Mercosur: Brasil, Argentina y Paraguay.

La asunción de Vázquez se suma a un importante cambio de tendencia hacia gobiernos de izquierda en América del Sur, por lo que su política exterior no será ajena a ese fenómeno.

Por ello buscará impulsar la Comunidad Sudamericana de Naciones, dijo el futuro canciller, Reinaldo Gargano. «No es (aún) un hecho concreto, no tenemos organicidad, pero es una coyuntura nueva en América Latina, que creo que no se da desde tiempos de la independencia», dijo.

«Hay un arco virtuoso con (Ricardo) Lagos en Chile, que pasa por (Néstor) Kirchner en la Argentina, por (Luiz Inacio) Lula (da Silva) en Brasil, por Vázquez en Uruguay, por Venezuela con la política social de (Hugo) Chávez», dijo.

Ese «arco virtuoso» se da «porque hay un modelo neoconservador (que) ha hecho polvo la realidad sudamericana», dijo en referencia a que «en un continente de 400 millones de habitantes (hay) 200 millones de pobres, lo que es un insulto a la inteligencia, es casi un delito de lesa humanidad, especialmente en un continente que es el más rico del planeta».

En ese marco, Vázquez firmará tras asumir un acuerdo con el mandatario venezolano, Hugo Chávez, para abastecerse de petróleo de ese país. En tanto, el nuevo gobierno reanudará de inmediato las relaciones con Cuba, suspendidas desde abril de 2002 tras un intercambio de insultos entre el mandatario cubano, Fidel Castro, y el presidente saliente, Jorge Batlle, luego de que Uruguay propusiera en la comisión de Derechos Humanos de la ONU una inspección sobre la situación de esos derechos en la isla.

Gargano dijo que el nuevo gobierno se opondrá a propuestas para inspecciones internacionales de derechos humanos en Cuba, porque no cree que ello promueva el respeto a esos derechos en la isla.

En el frente interno, los sindicatos, asociados a la coalición de izquierda Frente Amplio que catapultó a Vázquez a la presidencia en Uruguay, podrían ocasionarle dolores de cabeza al nuevo gobierno.

«El PIT-CNT no se caracteriza por dar tregua a ningún gobierno», dijo el secretario de organización de la central única de trabajadores y elegido diputado del Partido Comunista del Uruguay (PCU), Juan Castillo.

«Esto no quiere decir que nosotros vamos a estar el 2 de marzo exigiendo con el rostro tenso que se solucionen todos los problemas», añadió Castillo, que no ocupará su banca en el Parlamento para seguir ejerciendo tareas sindicales, según decidió en conjunto con la dirigencia del PCU.

No obstante, afirmó que «no deja de ser molesto el hecho que se priorice dar señales a todos los organismos crediticios internacionales, a gobiernos que efectivamente nos han presionado y nos han condicionado, como Estados Unidos, y que den tantas señales a los partidos políticos de la anterior gestión de gobierno, o sea al Partido Colorado y al Partido Nacional», afirmó.

(AFP/Télam-SNI)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Tabaré asumirá el martes y ya definió líneas de su gobierno