Zapala en pie de guerra por la caída de Chihuido

La intendenta Soledad Martínez manifestó que la provincia “no puede ser solamente una dama de compañía del gobierno nacional”.



#

Soledad Martínez y Raúl Podestá en conferencia de prensa.(Foto: Yamil Regules )

La intendenta de Zapala, Soledad Martínez, el diputado provincial por el Frente Grande, Raúl Podestá, y la diputada nacional por el Frente para la Victoria, Nanci Parrilli, anunciaron la posible frustración de las negociaciones con el gobierno ruso por el financiamiento de la obra Chihuido.

Reunidos en conferencia de prensa esta mañana en la legislatura, realizarán un pedido de informe para que el gobierno provincial detalle sobre el estado actual de las negociaciones. Soledad Martínez argumentó: “Reclamarle en principio al gobierno provincial, una respuesta formal respecto del estado del trámite, además de una defensa enfática del proyecto”.

La jefa comunal de Zapala señaló a los funcionarios de Nación responsables de acordar los requisitos con el ente financiero ruso: “Queremos de alguna manera denunciar el comportamiento especulativo que el gobierno nacional ha tenido al momento de generar el ámbito de negociaciones con el gobierno ruso”.

En relación al ejecutivo provincial, Martínez reclamó más énfasis para gestionar los proyectos de la provincia ante Nación. Los representantes locales: “no puede ser solamente una dama de compañía del gobierno nacional”.


El gobernador Omar Gutiérrez llevará el tema a la reunión de hoy con el ministro Juan José Aranguren.

El gobierno nacional evalúa por estos días recurrir a un “plan B” con China para rescatar de un nuevo fracaso al proyecto multipropósito Chihuido. Sería en calidad de préstamo de un Estado a otro ante la posibilidad, cada vez más cierta, de que Rusia retire su oferta de financiamiento por diferencias respecto de la tasa de interés.

El gobernador Omar Gutiérrez indicó ayer que hablará del tema hoy con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, en la reunión que tiene pautada para discutir la continuidad del barril criollo. Consultado por “Río Negro” respecto de la posibilidad de que se caiga el financiamiento ruso, dijo que “es una versión más entre otras tantas que han corrido durante un tiempo” y que lo último que se le había comunicado formalmente era que “se estaban llevando adelante las tratativas para acordar el costo de financiamiento con las autoridades del banco ruso” Vnesheconombank.

Las versiones indican que la entidad habría vuelto a su oferta original de una tasa de interés del 6,5%, luego de que los funcionarios nacionales insistieran en una rebaja de dos puntos, no conformes con el 5,5% que se había logrado en una primera negociación. Si bien el gobernador evitó ayer confirmar esa información, tanto funcionarios de Neuquén como de Buenos Aires tienen indicios de que el tire y afloje está más cerca de terminar en un fracaso que en la firma del contrato.

El llamado “plan B” no es una idea del todo nueva, sino que ya había sido arriesgada por el exgobernador Jorge Sapag en momentos en que también tambaleaba el financiamiento ruso. En esa ocasión, el mandatario sugería recurrir a la oferta que había resultado segunda en la licitación, para la cual China comprometía el dinero.

La estrategia que evalúa ahora el gobierno nacional tiene algunas diferencias: sería un préstamo de Estado a Estado que ingresaría al Congreso como anexo de la ley de presupuesto, con un paquete de 12 obras a financiar por los asiáticos. Tres serían para Neuquén, entre ellas la represa.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, tiene en agenda un viaje a Beijing a mediados de noviembre, con el objetivo de negociar ese acuerdo.

“Los que se están endeudando son ellos”, contestó Gutiérrez consultado ayer por la insistencia en rebajar la tasa, pero aclaró que le consta que “han intentado llegar a un acuerdo”.

“Es una obra que el presidente (Mauricio Macri) ha priorizado y a la que le ha puesto mucho esfuerzo. Quiere hacerla porque sabe de la importancia geopolítica y energética que tiene esta obra para el país”, aseguró.

En números

Datos

6,5%
es la tasa que ofreció la banca rusa inicialmente. Aceptó una baja de un punto, pero se frenó cuando Macri pidió otra rebaja.

Comentarios


Zapala en pie de guerra por la caída de Chihuido