Taxistas cortaron el puente por la inseguridad

Hubo cuatro robos consecutivos en el barrio 70 Viviendas, de Cipolletti.



CIPOLLETTI .- Los taxistas de Cipolletti y Neuquén se movilizaron ayer en esta ciudad y luego cortaron el tránsito en el puente carretero, para protestar por la pasividad de la policía y la justicia ante varios robos que sufrieron los choferes. El desencadenante de la movilización fueron los cuatro asaltos, casi uno detrás del otro, que se sucedieron en el barrio de las 70 Viviendas de Cipolletti del que fueron víctimas los taxistas de Neuquén.

Los hechos comenzaron a desarrollarse poco después de las 5.30. A esa hora se registró el primer asalto a uno de los choferes de un taxi de Neuquén. Pocos minutos después ocurrió otro, en el mismo barrio, y luego sobrevinieron dos asaltos más, también en las 70 Viviendas de Cipolletti.

Los choferes de los taxis neuquinos dieron la voz de alarma y en menos de media hora decenas de taxis de la vecina provincia se apostaron frente a la subcomisaría 69, para reclamar mayor seguridad. A la movida se sumaron luego los taxistas cipoleños. La avenida Mengelle, donde está la subcomisaría, se transformó con las primeras luces del día. Cientos de taxistas, algunos de ellos circulando en contramano, protestaron por la falta de seguridad y por la "pasividad" de la policía para evitar los robos o para detener a los autores de los asaltos.

Un taxista dijo que la movilización se originó cuando los choferes se enteraron que los efectivos de la subcomisaría 69 no querían tomar la denuncia sobre los cuatro asaltos.

Los robos ocurrieron, todos, en el barrio de las 70 Viviendas, ubicado a unas 10 cuadras de la dependencia policial. Al parecer los atracos habrían sido planificados de antemano. Todos ocurrieron de la misma forma: una o dos personas tomaron un taxi en Neuquén y pidieron ser llevados hasta Cipolletti. Al llegar a la ciudad le indicaban al chofer que los trasladara hacia las 70 viviendas. Una vez en el barrio, los pasajeros amenazaron con armas de fuego al chofer y los despojaron del dinero y del equipo de radio. Aparentemente los cuatro asaltos habrían contado con la complicidad de varios jóvenes que estaban en el barrio. Es muy probable que los ladrones hubieran optado por taxis neuquinos, porque los de choferes de Cipolletti no quieren internarse en el barrio de las 70 Viviendas, debido a la fama que tomó en la ciudad.

En ninguno de los casos hubo heridos. Pero en medio de la movilización de los taxistas que habían ido a protestar a la subcomisaría 69, el clima se tensó al máximo cuando circuló la versión que un chofer había sido asesinado a balazos, pero sólo fue una versión.

Los choferes, efervorizados por la falta de respuestas de la policía, reclamaron la presencia de un juez. Querían que el magistrado ordenara los allanamientos para detener a los culpables de los cuatro asaltos y recuperar las cosas robadas. A esa altura, más de 200 taxis se habían apostado frente a la unidad policial. Allí un oficial les informó que se habían comunicado con el juez pero que no había tomado ninguna medida. En ese momento los taxistas comenzaron a hacer sonar sus bocinas y, sin que nadie lo indicara en forma expresa, partieron hacia el puente carretero que une a Cipolletti con Neuquén. Allí cortaron una de las manos, mientras que los taxistas de Neuquén clausuraron la otra.

La medida duró algo más de una hora. Recién se levantó cuando se enteraron que la policía pensaba realizar cuatro o cinco allanamientos.

Cerca de las 14 acordaron realizar hoy una asamblea en Allen.

"Esto fue por culpa de la inoperancia del juez"

CIPOLLETTI.- "Esto que ocurrió fue por la inoperancia de un juez, que tardó tanto tiempo en librar una orden de allanamiento", dijo Francisco Funes, secretario general del gremio de los trabajadores de taxis de Río Negro y Neuquén.

Precisó que hoy los taxistas de Río Negro y Neuquén se dirigirán hacia Allen, para participar de una asamblea convocada por los choferes de esa ciudad.

"Vamos a hacer una multisectorial de propietarios y choferes de taxis, para tratar pura y exclusivamente el tema de la seguridad", afirmó en declaraciones a LU19. Subrayó que luego intentarán realizar una "movilización amplia" de todos los taxistas del Alto Valle. "Vamos a golpear las puertas en cada municipio, para que conozcan la inseguridad que padecen los conductores" de taxis, enfatizó.

Precisó que el martes, después de la asamblea de Allen, decidirán si realizan algún tipo de medida de fuerza, como podría ser un paro o una movilización. La asamblea prevista en Allen tiene el mismo fin: reclamar mayores condiciones de seguridad para los choferes. La semana pasada, un trabajador del volante salvó milagrosamente su vida cuando fue atacado a tiros por varios delincuentes que lo asaltaron.


Comentarios


Taxistas cortaron el puente por la inseguridad