Telerman asumió con alusiones a Cromañón

Mi gestión "nace sobre las ruinas" de la tragedia de Once, afirmó.



Jorge Telerman juró ayer como nuevo jefe de Gobierno porteño, tras la destitución en un juicio político de Aníbal Ibarra, y aseguró que su gestión "nace sobre las ruinas de Cromañón, sobre los vicios y flaquezas de un Estado que lo hicieron posible".

En el discurso que realizó en la Legislatura, que se extendió por más de media hora, Telerman ponderó "el modelo económico y social de equidad" que lleva adelante el gobierno nacional.

"Este modelo de crecimiento, defensa de los derechos humanos y redistribución del ingreso que encarna el gobierno nacional del presidente Néstor Kirchner, así como las principales líneas programáticas, progresistas y desarrollistas, serán el eje de nuestra gestión", destacó el jefe comunal, que completará la gestión de Ibarra, hasta diciembre de 2007.

Con numerosas referencias a la tragedia del local de Once, que derivó en la destitución de Ibarra, y menciones a las recientes obras públicas que llevó adelante su antecesor, Telerman también pidió el traspaso de la Policía, al sostener que la Ciudad debe empezar a "conducir su sistema de seguridad".

Sin la presencia de Ibarra ni de Kirchner, el acto se desarrolló en la sala de sesiones de la Legislatura porteña al que asistieron, en representación del gobierno nacional, el vicepresidente Daniel Scioli; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández y el gobernador bonaerense Felipe Solá, entre otros.

Al finalizar la sesión, Alberto Fernández afirmó que "está claro que el gobierno nacional apoya" a la administración porteña y "eso de ningún modo va a cambiar", y consideró que "tenemos que recuperar el buen funcionamiento de las instituciones de la Ciudad".

También se hicieron presentes el titular de la Cámara de Diputados, Alberto Balestrini; el diputado kirchnerista, Carlos Kunkel; el jefe del Ejército, Roberto Bendini; el líder de la CGT, Hugo Moyano y varios funcionarios del gobierno porteño, como el jefe de Gabinete, Raúl Fernández.

Telerman ingresó pasado el mediodía al edificio de la Legislatura porteña, donde lo esperaba el actual titular del órgano legislativo, el macrista Santiago de Estrada, para tomarle juramento. El nuevo jefe de Gobierno juró por "Dios, la Patria y ante el pueblo de esta ciudad".

En referencia al incendio de Cromañón, que provocó la muerte de 194 personas, pidió "comprender las lecciones profundas de la tragedia y transformarlas en memoria de acción" y llamó a "no buscar culpables, que es deber de la Justicia".

"Somos conscientes que hemos llegado a este punto y este día como consecuencia de la tragedia de Cromañón.

Lo recordaremos siempre y esa melancolía teñirá cada día de nuestra gestión", señaló el dueño de "La Trastienda", ante un auditorio colmado de gente que lo aplaudió fuertemente.

Aunque no hizo referencia directa ni a Ibarra ni al juicio político que se le llevó adelante, Telerman hizo alusión a los deficientes sistemas de control de la ciudad y pidió que esas áreas "no sean botín político sino el asiento de los mejores y más honestos profesionales".

En ese contexto, dijo: "No queremos en la Ciudad de Buenos Aires un solo agente del Estado que dé prioridad a la lealtad al jefe de Gobierno antes que a la lealtad de sus ciudadanos" y expresó su deseo de que la ciudad "se acerque al Bicentenario ganando en calidad institucional".


Comentarios


Telerman asumió con alusiones a Cromañón