Temen despidos



NEUQUÉN (AN).- Una situación que se creía superada volvió a tocar las puertas del Gobierno provincial: los trabajadores de la embotelladora Polar, licenciataria de Coca Cola en Neuquén, pidieron reunirse con el gobernador Jorge Sapag. Según confirmó el referente local de la CGT, Sergio Rodríguez, el temor es que la falta de inversión en la planta para adecuarla a las exigencias de la multinacional derive en un nuevo conflicto con despidos de trabajadores en 2011. “Lo que puedo decir es lo que vinieron a decir los delegados de la fábrica, que están muy intranquilos porque no se produce ninguna inversión ni cambios en la planta. Tienen miedo que la Coca Cola no le renueve la licencia a Polar”, confirmó Rodríguez, quien intercedió por los trabajadores ante el Ejecutivo provincial. Los empleados de Polar serán recibidos por el ministro de Desarrollo Territorial Leandro Bertoya. El temor de los empleados tiene que ver, explicó Rodríguez, con que para mantener la licencia, Coca Cola internacional exige el cumplimiento de determinados parámetros de producción. De allí que recientemente se hayan adecuado las instalaciones de la firma en Bahía Blanca. En Neuquén, esas obras no se habrían iniciado. Con el antecedente directo de los despidos masivos que se lograron revertir hace pocos meses, los empleados pidieron la intervención del gobierno provincial. “Están inquietos porque ven que no pasa nada en la fábrica y quieren que el gobierno provincial se contacte con Polar para evitar despidos”, confirmó Rodríguez. Uno de los delegados de los trabajadores, Leonardo Garabito, dijo que la preocupación surge de los rumores internos en la misma planta. “Algunos jefes te confían ciertos datos”, dijo el referente, quien indicó que los contratos con empresas proveedoras de insumos finalizan en marzo.


Comentarios


Temen despidos