Temen que factores políticos afecten al megacanje

Analistas del mercado coinciden en que el crecimiento económico es la única salida.Alertan para que la lucha política no vuelva a prevalecer sobre indicadores económicos.



¿Un par de meses? ¿seis semanas? ¿quizás uno o dos días?

Sin importar cuanto tiempo ha comprado Argentina en los mercados financieros con un masivo canje de bonos, muchos analistas económicos sostienen que no será suficiente para que la operación alcance su verdadera meta: terminar con casi tres años de estancamiento económico.

Mientras los inversionistas anticipan que el canje de Argentina por un estimado de 29.000 millones de dólares en deuda de corto plazo por papeles a largo plazo inicialmente aliviará los temores de un incumplimiento, algunos creen que demasiadas distracciones políticas y financieras persisten en el horizonte para reconstruir la confianza y el crecimiento de la economía.

"Una vez que los mercados financieros se recuperen de la conmoción del canje, la próxima semana la gente comenzará a aburrirse y decir "ok ahora, ¿qué estamos buscando en Argentina?"", dijo Freddy Thomse, economista de ING Barings en Buenos Aires.

Los inversionistas han mantenido la atención muy cerca de Argentina durante meses, por preocupaciones de que su ya largamente golpeada economía podría sucumbir bajo la abrumadora deuda del sector público, calculada en 128.000 millones de dólares, equivalente a la mitad del Producto Bruto Interior del país.

La mayoría de los analistas coincide en que el crecimiento económico es la única solución de largo plazo para los problemas del país, y la presión estará ahora en que Argentina muestre señales tangibles de recuperación.

"Pero si la única cosa que puedes oír es más lucha política y no indicadores económicos o algún cambio, no creo que pase mucho tiempo antes de que la gente comience a impacientarse de nuevo", agregó Thomsen.

El principal riesgo de la impaciencia del mercado para Argentina es que frena las inversiones a largo plazo y deprime la confianza del consumidor, dos elementos clave que necesitan mejorar si el país finalmente quiere romper con su círculo vicioso de 34 meses de estancamiento.

Los analistas dijeron que la buena voluntad hacia el canje probablemente se disipará rápidamente, como los 40.000 millones de dólares de créditos multilaterales en diciembre, luego que regresen las antiguas preocupaciones: altos impuestos, la ineficiencia crónica de la industria argentina, la aún pesada carga de la deuda pública, y no menos, las disputas políticas que, en principio, muchos creen fueron la causa de la crisis de confianza en el país.

"No veo cual va a ser la fuente del crecimiento", dijo Walter Molano, jefe de estudios de BCP Securities en Greenwich, Connecticut. "(El canje) no va a ayudarles a reducir impuestos. La gente realmente no cree que los problemas van a resolverse en el largo plazo". "Así que ¿por qué invertir en Argentina? ¿cuál es el punto?", dijo Molano.

Incluso el tema sobre la deuda sigue sin definición. Varias casas de inversión de Wall Street han difundido notas de análisis que pronostican una escasez de flujo de caja de Argentina en el 2002 de entre 8.000 millones a 10.000 millones de dólares. Pero los peores temores serían políticos, como siempre, en Argentina.

Los analistas dijeron que, tras completarse el canje en la primera semana de junio, el enfoque de los inversores probablemente cambiará a las elecciones en octubre. La votación es considerada una prueba clave para la altamente impopular coalición gobernante de la Alianza, y una derrota podría complicar más la gobernabilidad de Argentina, y haría más difícil la aprobación de las reformas económicas y estimulando aún más los nervios del mercado.(Reuters)

Cavallo de gira por Europa y EE.UU.

El ministro de Economía, Domingo Cavallo y el secretario de Finanzas, Daniel Marx, encabezarán mañana un "road show" por ciudades de Europa y los Estados Unidos para presentar la oferta de canje de títulos de deuda pública lanzando por la Argentina.

Cavallo y Marx partirán pasado mañana hacia Madrid, España, donde tienen previsto arribar el lunes 28 a las 6,45, para luego entrevistarse con el ministro de Economía español Rodrigo Ratto.

A las 20.40 de ese mismo día ambos funcionarios partirán a Londres donde arribarán a las 21.55. La gira continuará por Nueva York, Munich y Hong Kong. (DyN)


Comentarios


Temen que factores políticos afecten al megacanje