Temen trágico final de una pelea entre vecinos 

El barrio Virgen Misionera, en Bariloche, es escenario de la puja.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La repetición de denuncias cruzadas por amenazas, lesiones y abuso de armas entre dos grupos de vecinos del barrio Virgen Misionera precipitó ayer la intervención del juez de turno, dado que el conflicto ya dio origen a cinco causas penales en la comisaría 27 de Melipal.

También causó preocupación en el barrio la aparición de un cartel en la plaza pública donde uno de los grupos advertía al otro de manera amenazante.

Los incidentes se desencadenaron a partir del 28 de febrero, cuando la policía detuvo a un grupo de muchachos que provocaba desórdenes, consumía bebidas alcohólicas y disparaba armas de fuego en una esquina del barrio, sobre la calle Tejada Gómez, a la altura del kilómetro 7,200 de la avenida Los Pioneros.

Los uniformados aseguraron que aquella vez varios jóvenes se resistieron el arresto, y los detenidos a su vez denunciaron excesos por parte de la policía. En el procedimiento fue secuestrada un arma de fuego que le habían sustraído tres meses antes a Santiago Calabrese durante un robo a su vivienda, ubicada en el mismo barrio. Pese a que el arma no estaba en poder de ninguno de los revoltosos sino en el lugar donde se reunía el grupo, la policía consideró a uno de los detenidos, Ricardo Umaña, como sospechoso del robo a la casa de Calabrese.

Al poco tiempo Umaña fue liberado, como el resto de los detenidos, y días después sufrió serias lesiones por golpes que recibió durante un enfrentamiento con Calabrese. El enfrentamiento entre ambos se extendió luego a sus amistades más cercanas, y en la actualidad en el barrio existen dos grupos antagónicos que se cruzan denuncias, agresiones, amenazas de muerte e incendio de viviendas.

La policía recibió tres denuncias por amenazas y una por abuso de armas en la que está imputado Calabrese, a quien se acusa de haber baleado en un brazo a un amigo de Umaña. Otra causa judicial la inició la policía de oficio, porque teme que la situación empeore y haya nuevos hechos de sangre.

En medio del clima enrarecido, las autoridades retiraron el jueves un amenazante cartel que había sido fijado en la plaza pública, y avisaba: "Chorros de obreros del barrio, estén advertidos. Ojo por ojo, diente por diente". Con buena caligrafía y una estrella de cinco puntas como distintivo, los autores de ese cartel y otros pintados en los muros del barrio, se identificaron como "La Hermandad".

Ayer FM Bariloche difundió una carta de vecinos preocupados por la situación que se vive en el barrio. Momentos después llegó a la emisora Calabrese, para formular imputaciones puntuales y hacer su descargo sobre hechos que le adjudicaban.

En esos momentos, un patrullero recogió de allí mismo al denunciante por orden del juez Juan Manuel García Berro y lo condujo a tribunales para que le recibieran declaración. Minutos después, la radio se poblaba de vecinos que rechazaban las acusaciones de Calabrese, y los mensajes telefónicos denunciaban el grado de impunidad e inseguridad que soporta el barrio. Incluso mencionaron que alguien había arrojado una bomba molotov contra un edificio público, aunque no individualizaron al responsable del atentado.  


Comentarios


Temen trágico final de una pelea entre vecinos