Temor en Viedma por la retracción económica

Fuerte incremento de los costos y de los impuestos.

Marcelo Ochoa

VIEDMA (AV).- La retracción económica, en materia de obras públicas, la deuda contraída con empresarios de la construcción, y posibles despidos en el sector mercantil, fueron materia de análisis en la última reunión de la Cámara de Comercio, Industria, Producción y Turismo de esta capital. Durante el encuentro, que contó con la asistencia espontánea de asociados y miembros de otras instituciones, se coincidió en la seriedad de las dificultades que vienen atravesando las diversas actividades. Por ese motivo, se acordó hacer una ronda de consultas con otras instituciones a fin de intercambiar opiniones y unificar criterios, y así consensuar acciones a llevar adelante. La finalidad de la convocatoria fue profundizar el análisis de los factores desencadenantes de la recesión que afecta a la ciudad y buscar una motivación de los distintos actores que pudieran incidir en su solución. El presidente de la entidad, Juan Bautista Gazia, explicó a “Río Negro” que aun cuando “resulta difícil” hacer cálculos de las pérdidas se verificó un incremento del 30% en el costo de la actividad económica, y del 200% en cargas impositivas por parte de la Agencia de Recaudación Tributaria de Río Negro. A esas dificultades le sumó una deuda a las constructoras de unos 17 millones de pesos y que las últimas licitaciones para inversión en otras obras públicas quedaron desiertas como consecuencia de que las empresas no se presentaron por tener valores desactualizados con lo cual resulta imposible tomarlas. El directivo precisó que el comercio “es una lágrima” porque el circuito económico está alimentado con el recurso de la actividad oficial dado que se “prescindió de muchos funcionarios”, y ya algunos dueños de pequeños negocios “están viendo cómo se arreglan con los empleados para achicar la planta”. Gazia aclaró que “no todo se lo podemos achacar a las autoridades actuales (de la provincia), pero se suma que las autoridades municipales se equivocaron”. Sobre esto último precisó que “promovieron comercios de grandes superficies, no hicieron el análisis del impacto económico y social” porque “así como para una gran obra pública se evalúa la incidencia sobre la ecología, también hay que medir” las consecuencias. Calificó a este factor como “el golpe final” para el comercio porque las grandes empresas “se llevan el 50% del dinero afuera” de la ciudad. El presidente reclamó al gobierno provincial que insista con la construcción de la nueva ciudad administrativa para reactivar la economía. Hasta ahora el impulso mayor que la ciudad tiene en obra pública es la continuidad de la costanera Norte, con una inversión hasta la actualidad de unos tres millones de pesos por parte del Departamento Provincial de Aguas.


Comentarios


Temor en Viedma por la retracción económica