Temor por un escape de amoníaco

Se produjo en un frigorífico de Cervantes. Una mujer quedó internada



CERVANTES (AR)- Un escape de amoníaco en una cámara frigorífica obligó a que en el Centro de Salud local atendieran de urgencia a 18 personas. Sólo una de ellas presentó dificultades respiratorias más profundas, por lo que fue derivada al sanatorio Juan XXIII de Roca, aun-que se encuentra fuera de peligro.

El hecho se produjo ayer en el galpón de empaque “Muro”, que explota la empresa San Formerio. Las instalaciones, ubicadas en Urquiza y La Pampa, en el extremo Este de la localidad, cuentan con una cámara frigorífica que está separada de la zona en la que trabajan los obreros por una habitación intermedia.

Apenas pasadas las 10, una válvula de los compresores de la sala de máquinas falló y dejó escapar el gas que, al ser de rápida propagación, alcanzó inmediatamente el galpón en el que trabajan unos 70 obreros.

Según relataron los afectados, salieron inmediatamente del lugar, tapándose los ojos y la boca para evitar la intoxicación. A pesar de la rapidez con la que se desplazaron, 18 de ellos tuvieron que dirigirse en forma urgente hasta el centro de salud, con distintos síntomas que alertaron al personal médico y a los enfermeros.

Con el paso de los minutos, los nervios se fueron calmando y uno a uno, recuperados, los pacientes se fueron retirando del lugar.

Karina Bermúdez, la médica del turno mañana del centro de Salud, informó que 11 de los pacientes presentaron problemas relacionados con el sistema digestivo, con vómitos, mareos o náuseas; mientras que dos sufrieron complicaciones respiratorias. Una de ellas fue recuperada en el nosocomio y la otra, al no contar con los medios necesarios para detener los broncoespasmos, fue derivada al sanatorio roquense.

El accidente, que afortunadamente no tuvo consecuencias mayores, alerta sobre las precauciones que se toman por parte de los empleadores, en la articulación de cursos que expliquen qué hacer en caso de emergencias.

En el galpón en cuestión, según se afirmó desde la empresa San Formerio se realizan entrenamientos periódicos para prever salidas rápidas en caso de que se produzcan inconvenientes.

Según manifestó el personal médico de Cervantes, “las personas, al notar el escape, salieron sin control del lugar, atravesando la zona de la válvula averiada”.

Desde la empresa se informó que la mujer que fue derivada a Roca se encuentra en buen estado de salud y fue dada de alta.

“El problema se profundizó porque cuando se sacó a la gente del lugar, esta persona volvió a observar lo que estaba ocurriendo, por lo que se expuso nuevamente al gas”, señalaron desde San Formerio.

Los síntomas más relacionados con la intoxicación con amoníaco tienen que ver con las dificultades respiratorias, y que los problemas digestivos que se verificaron en el resto de los trabajadores no tuvieron mayor trascendencia.


Comentarios


Temor por un escape de amoníaco