Tempesta y el síndrome “albinegro” 24-11-03



Para bien o para mal, el nombre de Darío Tempesta está directamente ligado a los últimos años de Cipolletti, por las polémicas y las curiosidades.

A saber: Por los jugadores que se fueron cuando asumió (por caso, Diego Landeiro), por el equipo plagado de figuras que luego se disolvió en medio de una profunda crisis y -posteriormente- cuando Cipolletti se salvó del descenso en la última fecha y el que bajó del Nacional B fue Gimnasia y Tiro de Salta.

El equipo norteño era dirigido por Tempesta y Cipolletti zafó por centésimas cuando ya lloraba el descenso. Ahora, el ex zaguero de Gimnasia y Esgrima La Plata -que tiene está en juicio con la entidad por un reclamo salarial- tuvo que soportar la eliminación de Aldosivi, uno de los grandes candidatos de este torneo. Tempesta, por otra parte y a raíz de un concejal identificado con el 'albinegro', tiene el raro privilegio de ser la única persona declarada 'no grata' por el Concejo Deliberante de Cipolletti.

Para cerrar, hace una semana, había pronosticado que el equipo que ganara esta llave era el gran candidato a ganar el torneo.

  Festejos en la ciudad

Festejos en la ciudad

• Juegos: No sólo el cruce entre Aldosivi y Cipolletti fue e centro de atención deportivo del fin de semana en Mar del Plata. Coincidió con la apertura de las finales de los Juegos Bonaerenses que llevó a la ciudad más de 23 mil jóvenes. Los hoteleros felices.

Además ayer también se jugó la segunda final de la liga local de fútbol. Si bien el domingo no fue uno de los mejores días del año, los más de 25 grados, hicieron que la ciudad se convirtiera en un verdadero hormiguero.

Voces: El “Toto” de los milagros

MAR DEL PLATA (Enviado especial).- Con el correr de los partidos, el “Toto” Méndez se mete cada vez más en el corazón del hincha 'albinegro'. Desde el banco, el neuquino le aportó una cuota de fantasía al equipo y además apareció en momentos en los que Cipolletti más lo necesitaba. No le pesó patear uno de los penales contra Villa Mitre y ayer le dio la clasificación a la final del torneo.

Con la humildad de un pibe de barrio, el enganche-delantero dijo sentirse “muy feliz por haber entrado y hacer el gol de la clasificación, pero le podría haber tocado a cualquiera. Cuando empezamos nos pusimos la meta de ascender y no nos arrebatarán ese sueño”.

El entrenador Domingo Perilli debió terminar de ver el partido desde una cabina de transmisión, pero después festejó hasta la locura el pase a la final. “Ahora vamos a pelearla más que nunca, pero tenemos que estar tranquilos porque ya dimos dos pasos muy importantes. Este triunfo es para toda la ciudad y en especial para los que hicieron el esfuerzo de venir hasta Mar del Plata”.

Diego Landeiro, en tanto, resaltó “la entrega y orgullo que tuvimos adentro de la cancha porque no nos queríamos quedar en esta instancia después de todo el esfuerzo que habíamos hecho. Fue muy difícil remontar el 2 a 0 pero lo pudimos hacer porque nos tranquilizamos y jugamos como lo sabemos hacer”.

“La única manera que teníamos de darlo vuelta era corriendo y metiendo. Sabíamos que sólo así podíamos llegar. Tuvimos mucha actitud y en ningún momento nos metimos atrás y creo que es un premio muy merecido para todos”, agregó el defensor Cristian Martínez.

Nota asociada: Garra, corazón .y pase a la final  

Nota asociada: Garra, corazón .y pase a la final  


Comentarios


Tempesta y el síndrome "albinegro" 24-11-03