Tenían chalecos antibalas y armas de grueso calibre

Los tres apresados en Fernández Oro son "peligrosos". Buscan a otras dos personas que pudieron escapar.



FERNANDEZ ORO (AC).- Los vecinos de Fernández Oro no tenían otro tema de conversación ayer: el tiroteo del domingo por la noche. Algunos planteaban que si bien el intercambio de disparos entre la policía y los delincuentes se concretó en una zona no muy transitada, cualquier persona ajena al operativo pudo haber resultado herida.

Pero no fue así. “El procedimiento resultó positivo”, comunicaron los investigadores ayer. El único lesionado fue uno de los individuos capturados, Sergio Cabezas, un delincuente con frondoso prontuario que sufrió una herida de bala en una pierna, no de gravedad.

Para la policía se trató de un hecho importante porque se logró apresar a tres individuos peligrosos, con pedido de captura (uno de ellos de un juzgado de Córdoba) y además se recuperaron armas 9 milímetros y chalecos antibalas robados de las policías de Río Negro y Neuquén.

La investigación comenzó con un dato: se sabía que en una vivienda de la calle Saavedra se alojaba Héctor Barra Troncoso, un sujeto fugado de la justicia de Córdoba. Lo estaban siguiendo desde hacía tiempo.

El domingo poco después de las 20, integrantes de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti se encontraban en inmediaciones de la propiedad cuando sorprendieron a Barra Troncoso. Iba caminando.

Los efectivos tenían conocimiento además, de que en la casa también había otros individuos con pedido de captura. Por eso solicitaron una orden de allanamiento mientras permanecían en proximi

dades del lugar en vehículos particulares para no ser detectados.

Esperaban el apoyo del grupo especial BORA y también la presencia de la jueza María del Carmen García García, porque se sabía que eran individuos “peligrosos”, pero antes de que arribara el equipo al lugar, vieron que cuatro sujetos habían salido de la propiedad.

“Alto, policía”, lanzaron los efectivos. Pero los individuos, lejos de sentirse intimidados, comenzaron a disparar.

Dos proyectiles impactaron en un Fiat Palio en el que iban algunos policías. Uno de ellos, rompió la ventanilla; el otro, dio contra la puerta trasera.

El intercambio de disparos revolucionó al barrio y a toda la ciudad. Hasta ayer nadie sabía decir con precisión cuántos tiros se concretaron. Sólo se mencionaba que “bastantes”.

Finalmente, los policías lograron atrapar a dos de los cuatro individuos, que fueron identificados como Sergio Cabezas y Orlando Alvarez, ambos con antecedentes por robo calificado. Los otros dos, que se dieron a la fuga, no lograron ser ubicados ayer. Dicen que estarían identificados, tal como informó ayer “Río Negro”. Luego de las aprehensiones y ya con la presencia de la jueza García García se realizó un allanamiento en la vivienda, donde se lograron secuestrar tres chalecos antibala -dos de la Policía de Río Negro y uno de Neuquén- y tres armas calibre 9 milímetros, además de proyectiles y guantes. Se desconoce a quiénes pertenecían los chalecos porque hay “varios” denunciados en distintas unidades policiales.

El procedimiento finalizó a la 1.30 de ayer.


Comentarios


Tenían chalecos antibalas y armas de grueso calibre