Tensión entre judíos ultraortodoxos y palestinos

Los ultranacionalistas pretendían manifestarse en un lugar sagrado para los musulmanes. Hubo detenciones



JERUSALEN (Télam/AFP/ AP/) – La policía israelí arrestó ayer a 31 judíos ultraortodoxos en el Monte del Templo, en Jerusalén, donde tenían planes de llevar a cabo una manifestación que ha incrementado la tensión entre las comunidades judías y musulmanas. También capturaron al dirigente de Hamas, Hassan Yussef Entre los arrestados se encuentra David Halvry, el líder del grupo radical Revava, que estaba tras la organización de la manifestación en demanda de que se construya un nuevo templo judío en el lugar. Miembros ultraortodoxos del Parlamento trataron también de acceder al lugar.

Israel desplegó más de 3.000 policías para prevenir la marcha en el Monte del Templo, denominado por los palestinos Haram al Sharif.

Según el ejército israelí, la detención de Yussef, quien vive en Ramallah (Cisjordania), se debió a que entró a Jerusalén sin el permiso necesario expedido por las autoridades hebreas, informó la agencia ANSA.

Yussef llegó a Jerusalén para resistir la anunciada intención del grupo ultranacionalista y religioso hebreo Revava de ingresar a la Explanada para celebrar el comienzo del período de la Pascuas judías y reafirmar el derecho judío sobre el lugar.

El dirigente de Hamas llamó a los árabes a “subir al monte sagrado para defender la mezquita de Al Aqsa de los sionistas”.

La Explanada de las Mezquitas es el tercer lugar sagrado del islam, después de La Meca y Medina, en tanto para los judíos allí se encontraba el templo construido por Salomón que fue destruido por los romanos en el año 70 de la era cristiana.

La policía israelí impidió que un pequeño grupo de 15 dirigentes de Revava entrara a la Explanada donde se habían congregado unos 15.000 palestinos dispuestos a atacarlos.

Además, se prohibió el ingreso a la Ciudad Vieja de Jerusalén a todos los judíos con aspecto de ultraortodoxos.

Con esta medida el gobierno israelí quiso evitar una escalada de violencia y, específicamente, un enfrentamiento de torno al control de la Explanada que en se

tiembre de 2000 fue escenario del incidente que precipitó la rebelión popular palestina, conocida como segunda intifada.

En aquel momento, el actual primer ministro israelí, Ariel Sharon, visitó el lugar a la cabeza de una manifestación judía, hecho que provocó un levantamiento palestino que duró más de cuatro años.

El líder de Revava David Haivri protestó amargamente contra el bloqueo policial al declarar que “de esa forma, la policía israelí transformó Jerusalén en un sitio similar a la Meca, donde está prohibido el ingreso de judíos en cuanto tales”, según publicó el diario Haaretz.

Tampoco pudieron ingresar a la Explanada tres diputados ultranacionalistas que pretendían ratificar “el vínculo histórico entre el pueblo judío y el Monte del Templo”.

En tanto, el ejército israelí denunció que hubo una intensificación de los ataques palestinos con morteros contra colonias hebreas en la Franja de Gaza que recibieron 70 impactos desde anoche.

Los disparos palestinos fueron una reacción por la muerte de tres jóvenes el sábado en la zona de Rafah, Franja de Gaza, a manos de tropas israelíes. De acuerdo a la versión israelí, los jóvenes ingresaron ilegalmente en una zona militar prohibida, mientras que para los palestinos, los muchachos estaban jugando al fútbol cerca de la frontera.

Los sucesos de Jerusalén y la Franja de Gaza constituyen una reaparición de la violencia entre israelíes y palestinos tras el alto el fuego acordado entre las autoridades de los dos pueblos en febrero pasado.


Comentarios


Tensión entre judíos ultraortodoxos y palestinos