Tensión y pocos vecinos en audiencia pública



NEUQUÉN (AN).- La primera jornada de la audiencia pública por el servicio del transporte de pasajeros de esta capital se cumplió ayer con algunos sobresaltos y escasa participación de vecinos.

La tensión se vivió a partir de una manifestación de estudiantes y de otras organizaciones que marcharon por el boleto estudiantil y en el aniversario de La Noche de los Lápices. La caminata confluyó en el Concejo donde -al cierre de la audiencia pública- había más policías custodiando que público escuchando las exposiciones.

Durante la manifestación hubo pedradas que rompieron dos costosos vidrios del edificio pero que no alcanzaron para frenar la presentaciones, la mayoría muy fundamentadas, que se concretaron en tiempo y forma. Ningún orador se excedió en la palabra pues cada diez minutos una potente chicharra marcó el out y el micrófono del expositor se apagó en simultáneo.

Sin bien llovieron las críticas a la actual prestadora del servicio (Indalo) también hubo propuestas para mejorar la calidad del servicio.

“Apenas hay seis concejales, tendrían que estar todos (son 18)”, apuntó el profesor Raúl Aranda, uno de los vecinos que expuso sobre el cierre de la primera jornada.

Pasadas las siete de la tarde, había lugar de sobra en la tribuna que a las 15 estaba repleta.

Curiosamente, la mayoría de los expositores -que fue acompañado por una o dos personas- dejó el recinto apenas luego de haber usado la palabra.

La organización fue impecable en cuanto al respeto de los plazos pero muchos de los oradores se quedaron sin completar la idea. Así, los 20 inscriptos para el primer día pudieron decir lo suyo y hoy habrá una cantidad similar de expositores. En total son 77 los inscriptos y a juzgar por el respeto a la potente chicharra no habría mayores inconvenientes para que el viernes se de por cerrada la primera audiencia pública por el transporte de pasajeros.


Comentarios


Tensión y pocos vecinos en audiencia pública