Testigos intentaron «despegar» a un comerciante

Fue en el juicio contra Li Sio Son y su ex empleado en Bariloche. Los acusan de falsificar la fecha de vencimiento de alimentos. Los testigos fueron propuestos por

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- En el juicio oral donde se investiga la responsabilidad del comerciante Li Sio Son y su ex empleado Valentín Gaminao por presunta adulteración de la fecha de vencimiento de productos alimenticios, durante la jornada de ayer se presentaron nuevos testimonios, en su mayoría propuestos por la defensa, con el afán de desvirtuar los cargos contra los imputados.

A Li Sio Son lo defienden los letrados Jorge Pafundi y Carlos Rinaldis, y a Gaminao lo patrocina Roberto Stella, todos integrantes del mismo estudio jurídico, y consecuentemente alineados en la misma estrategia defensista.

Los imputados fueron denunciados por un ex empleado de Li, Gustavo Valle, primero ante Bromatología del municipio y luego ante la fiscalía de turno, porque luego de un incidente con el comerciante y otros empleados se consideró despedido y no logró que le abonaran la indemnización que pretendía.

Durante la inspección municipal y en el posterior allanamiento, fue secuestrada una importante cantidad de alimentos con fecha de vencimiento superada o presuntamente adulterada, además de elementos sospechosos, como sellos de goma, tinta, almohadillas, alcohol, hisopos y quita esmalte, en el depósito del supermercado y en el domicilio particular de Li.

Para desnudar la animosidad de Valle, el acusado relató que los problemas con el denunciante se originaron cuando éste lo acusó ante su esposa de serle infiel, de manera injustificada. Sobre este tema, ayer declararon de manera coincidente dos empleados y la esposa de Li.

Mediante el resto de los testimonios ofrecidos ayer, de los empleados del comercio y la ingeniera en alimentación que actuó como perito de parte, la defensa de los acusados trató de demostrar que las mercaderías vencidas en ningún caso fueron hallada en el sector de ventas del supermercado; que la circunstancia de estar vencidas no las convierte en no aptas para el consumo; que los sellos hallados en el depósito no se utilizaban para remarcar vencimientos, sino para acreditar la recepción de mercaderías, y que la imputación a Gaminao obedeció a la mala relación que éste mantenía con Valle.

Vale aclarar que la ingeniera Blanca Alsogaray realizó una larga exposición sobre la vida útil de los productos no perecederos, puso en crisis la toxicidad de aquellos que han superado la fecha de vencimiento, explicó que lo rancio no significa tóxico, y criticó las condiciones en que se habían conservado las muestras, en el patio de la comisaría Segunda.

Respecto de las 19 oportunidades en que su comercio resultó multado por los inspectores municipales, Li recordó que había sido el único que en su momento aceptó los vales por alimentos que libró el ex intendente Atilio Feudal, y que el municipio todavía le adeudaba 100 mil dólares por ese concepto. Si bien no habló de persecución, hizo notar que la última inspección se había prolongado más de 6 horas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios