THOMAS KELLY, SEGUNDO EN LA EMBAJADA DE EE. UU.: «Tenemos la chance de mejorar nuestra imagen»

Cree que con Obama crecerá aquí la popularidad de su país.





-¿Qué perspectiva enfrenta en el futuro próximo el intercambio comercial entre Argentina y Estados Unidos?

-El futuro es bueno y hay mucho por hacer. Los dos países tienen socios comerciales más importantes y el volumen de intercambio Argentina-EE. UU. no es muy grande. Pero en la época globalizada todo está vinculado. Argentina puede vender soja a China, por ejemplo, pero la demanda de ellos tiene que ver con las exportaciones que realizan a otros mercados, como el nuestro. Esta crisis demuestra que todos estamos vinculados y por ende tenemos que trabajar en conjunto. Esto ya fue entendido por todos a partir de la reunión del Grupo de los 20 en Washington el mes pasado, en la que participó Argentina. La próxima reunión será en Londres en abril y asistirá por primera vez nuestro nuevo presidente Barack Obama.

-¿Cuáles son las líneas a explorar para fortalecer el vínculo económico entre ambos países?

-Hoy el vínculo más importante no es el comercio sino la inversión. Tenemos más de 500 compañías norteamericanas con presencia en la Argentina, que dan empleo a 155.000 personas. Algunas de esas compañías están aquí desde hace un siglo. Además de las tradicionales como Ford, General Motors o Procter&Gamble hay una participación muy importante de los sectores más recientes de la economía norteamericana como Google, Microsoft, Yahoo. Esas compañías están muy presentes en la Argentina y es positivo, porque son las que han liderado el crecimiento económico en mi país durante los últimos 10 años. Están llegando a la Argentina porque buscan lugares donde haya gente capacitada y creativa.

-¿Para los productos argentinos cuáles son los nichos de oportunidad que aparecen en el mercado de Estados Unidos?

-Esta región tiene la ventaja de la contraestación y puede exportar frutas y hortalizas en la temporada de precios altos. Es algo que han aprovechado y pueden hacerlo aun más. Aunque la Argentina no cuente con beneficios arancelarios como Chile, su producción es muy competitiva. También tiene oportunidades muy buenas con la nueva demanda de productos orgánicos, que han crecido mucho en este país. Y en lo que tiene que ver con economía de la información, Argentina al ser un país hispanoparlante puede crecer en la provisión de software, programas de televisión, películas y otros contenidos culturales. En Estados Unidos hay 35 millones de hispanos y están en continuo crecimiento.

-La empresa Edelap, cuyo accionista mayoritario es la firma estadounidense AES, fue denunciada por el gobierno argentino por supuestas maniobras de desmanejo patrimonial y vaciamiento. ¿La embajada tomó intervención en este tema?

-Hemos hablado con la empresa AES y también el embajador (Anthony Wayne) se reunió la semana pasada con el ministro De Vido. Lo que está pasando es algo normal. Los entes reguladores en todas partes del mundo tienen derecho a revisar las cuentas de las empresas que suministran servicios públicos. Lo que hemos dicho al gobierno argentino es que es muy importante que el proceso judicial sea abierto y transparente, y que la empresa en cuestión tenga derecho a defenderse. Tenemos entendido que es so lo que va a pasar.

-No encuentran nada anormal, arbitrario en la actuación del gobierno.

-No, para nada. Aunque naturalmente vamos a seguir este caso. Con más de 500 compañías norteamericanas en el país no sorprende mucho que de vez en cuando haya controversias con unas pocas.

-El llamado paquete «anti crisis» anunciado por la presidente Cristina Fernández que ya obtuvo media sanción en Diputados incluye desgravaciones y facilidades para atraer capitales radicados en el exterior. ¿Identifican allí el riesgo de que ingrese dinero de origen ilícito?

-Trabajamos muchísimo con el gobierno argentino sobre este tema. El gobierno entiende muy bien el problema del lavado de dinero. Tenemos confianza en que van a seguir colaborando con nosotros. Altos funcionarios del gobierno nos han dicho recientemente que están muy interesados en este tema y además Argentina tiene obligaciones internacionales para combatir el delito de lavado. Entendemos que en todo el mundo hay gobiernos que arman programas para ayudar a sus economías, pero esperamos que este proyecto de ley no se aparte de esa línea.

-Las encuestas indican que en Latinoamérica y en Argentina en particular hay mayorías importantes de la población que tienen una mala imagen de los Estados Unidos. ¿Con la asunción de Obama habrá cambios en esta tendencia?

-Tengo la impresión de que a partir de los comicios del mes pasado tenemos la oportunidad de mejorar nuestra imagen aquí. Es verdad que la popularidad de Estados Unidos como país (especialmente su gobierno) no es muy alta. Ahora vamos a tener un gobierno que enfatiza más la colaboración multilateral y quiere trabajar con otros países en la resolución pacífica de los problemas internacionales. Esperamos que eso pueda producir cambios en las encuestas. Argentina es un país muy importante en la región y hay mucho por hacer.

-Más allá de esa historia en común entre los pueblos, la realidad es que la intervención militar en Irak impactó muy mal en la región.

-Es una cuestión complicada. Hay factores coyunturales como usted indica. Pero también hay factores estructurales. Hace un siglo ustedes tenían un ingreso promedio más alto que nosotros. La historia nos ha diferenciado un poco y ése puede ser un factor también. Yo creo que otro problema estructural es la distancia: Argentina para nosotros está muy lejos. Con otros países latinoamericanos el contacto es más estrecho, la inmigración es masiva. En México por ejemplo, todos tienen algún pariente en Estados Unidos, eso ayudó a bajar el sentimiento antinorteamericano. Aquí hace falta eso.

-Además de la distancia, la realidad de la Argentina fue muy distinta.

-Por supuesto. Argentina ha sido una sociedad más rica y por lo tanto no hubo tanta inmigración hacia mi país. Hoy por ejemplo son sólo 2.500 los estudiantes argentinos en universidades de Estados Unidos. Es muy poco. Nosotros en la embajada creemos que si hay más contactos humanos directos entre argentinos y norteamericanos nos vamos a comprender mejor. Por eso estamos buscando impulsar más viajes de argentinos y aprovechar el gran interés de estadounidenses en Argentina, que está muy de moda.

 

DANIEL MARZAL

dmarzal@rionegro.com.ar


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
THOMAS KELLY, SEGUNDO EN LA EMBAJADA DE EE. UU.: «Tenemos la chance de mejorar nuestra imagen»