Tiempo de historia y de memoria, en Neuquén

Desde hoy se realizan las jornadas nacionales

“La memoria sobre el lugar en que nos tocó estar en un punto dado de la historia nos sirve para no estar de más en el futuro... para encontrarnos con ese futuro sin inhibiciones ni hipocresías... descarnadamente”, escribió Simone Weill hace más de 40 años. Días en que aún mantenía muy fresco el recuerdo de volver a Francia luego de cuatro años en los campos de concentración “y que nadie me preguntará sobre dónde había estado, qué me había sucedido... era como si nada hubiese sucedido en aquella Europa de 45 millones de muertos”. La reflexión funge en relación a un evento de singular importancia que comenzará hoy en Neuquén Capital y se prolongará hasta el viernes: Las II Jornadas Nacionales de Filosofía y Epistemología de la Historia que, para el caso, se denominan “Tiempo de historia y tiempo de memoria. Los usos políticos del pasado”. El pasado en términos de posibilidad de aporte para reflexionar sobre el conjunto de contenidos que dieron forma a la historia y, de ahí en más, la construcción de una visión que - como lo señala el programa del evento -, “nos sirva en el presente”. Las jornadas son organizadas por la Universidad Nacional del Comahue. Y cuentan con el auspicio del Conicet, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, la Asociación de Filosofía de la República Argentina y el respaldo de distintos centros nacionales del saber. Se desarrollaran a partir de la mañana de hoy en la sede de la Facultad de Humanidades de la UNC. El encuentro se plasma en recuerdo de un pensador que caló hondo en la inquieta Argentina que emergió en los años ´60, José Sazbón. A él precisamente se referirá María Inés Mudrovcic - titular de la organización del evento -, en el acto con que se pondrán en marcha las jornadas. Apelando al escritor Ricardo Piglia, lo recordará “como el maestro secreto de toda una generación”. En un discurso de saludable economía en su extensión, la académica señalará en relación a la temática de las jornadas, que “cuando se logra fijar “el” sentido del pasado reciente significa, siempre, el triunfo de un grupo sobre otro, vencedores sobre vencidos, víctimas sobre victimarios, gobernantes sobre gobernados que solo la fuerza del revisionismo frente a un giro político logra torcer”.

María Inés Mudrovcic recordará a José Sazbón como el maestro secreto de toda una generación.


Comentarios


Tiempo de historia y de memoria, en Neuquén