Tigre quiere romper con todos los pronósticos

En la Bombonera recibe al poderoso São Paulo.





copa sudamericana

Archivo/AP

Echevarría, el héroe del Matador en Medellín. Galmarini, el de más batallas en el equipo.

Tigre, que logró un hito al alcanzar la final de un certamen continental por primera vez en su historia, tratará de completar su obra, pero no la tendrá fácil, porque enfrente estará el poderoso São Paulo. Por la primera final de la Sudamericana, el Matador será local en la Bombonera, a partir de las 20:50. Como la Conmebol exige estadios con capacidad para 40.000 personas y en el de Victoria entran 28.700, la CD analizó las opciones y rumbearon para La Boca, una cancha acostumbrada a recibir partidos coperos. A priori, parece la lucha entre David y Goliat. El gigante es el equipo brasileño con 10 títulos internacionales ante el pequeño, que es Tigre y no cuenta con logros de ese calibre. São Paulo fue campeón de América tres veces, campeón del mundo otras tres y ganador de una Supercopa, una Recopa, una Conmebol y una Copa Master. Provoca admiración recordar la historia escrita por el equipo dirigido por Tele Santana en los años 90 con el arquero Zetti, el astro Raí y cracks del nivel de Cafú, Muller y Palinha, entre otros. En ese sentido, el jueves pasado, al término del partido en Medellín, donde Tigre le empató a Millonarios y obtuvo el pase a la final, Mariano Echeverría pintó en pocas palabras el sentimiento de la mayoría al decir que “para São Paulo será otra final… Para Tigre es la gloria”. A nivel local, la actualidad del Matador (con dos partidos pendientes ante Independiente y Quilmes) es mala, con un promedio que se cae sin pausas y con la preocupación de tener que elevar muchísimo el nivel para el certamen Final, teniendo que jugar al mismo tiempo la Copa Libertadores. São Paulo finalizó cuarto en el Brasileirao y también entró en la Copa, pero a 11 puntos del campeón Fluminense. Por eso, esta Sudamericana es el gran objetivo. El potencial paulista es notorio. Lucas, un mediapunta de 20 años que ya fue vendido en 50 millones de dólares al París Saint Germain francés, es su estrella, pero también están el eterno Rogerio Ceni, Rafael Toloi y Luis Fabiano. Ante esa fuerza, Tigre intentará imponer una presión constante, para complicar el armado de juego paulista, buscará que el balón pase seguido por los pies de Rubén Botta, su hombre más claro. En principio Pipo Grosito pondría en cancha el mismo equipo que jugó el desquite ante Millonarios. São Paulo llegó a la final tras eliminar a Bahía (Brasil), Liga de Loja (Ecuador), Universidad de Chile y Universidad Católica (Chile), mientras que Tigre dejó en el camino a Argentinos, Deportivo Quito, Cerro Porteño y los colombianos.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Tigre quiere romper con todos los pronósticos