Tito ha cumplido su sueño, crispando a la NASA

El "turista" evidenció que EE. UU. pierde en la carrera espacial.



Dennis Tito, el primer turista espacial, ha cumplido su sueño de viajar a la Estación Alfa, donde asegura que duerme “como un niño”, pero ha dejado a la NASA una verdadera pesadilla que está crispando sus relaciones con Rusia.

El administrador de la NASA, Daniel Goldin, y los responsables de la agencia rusa del espacio Rosaviakosmos, se han enzarzado esta semana en una guerra de acusaciones y declaraciones con Tito como tema de fondo.

Estados Unidos ha vuelto a perder la carrera del espacio, esta vez la turística, y ésa es la razón de que hagan una montaña de un grano de arena, sostienen los responsables rusos de la estación espacial. Dennis Tito “no se ha dado cuenta del esfuerzo de miles de personas en EEUU y Rusia que están trabajando para proteger su seguridad”, afirma Goldin, quien opina que el primer turista espacial está suponiendo un “increíble estrés” para los astronautas. Las declaraciones del administrador de la NASA, calificadas como estupideces por los responsables del equipo ruso de la Estación Espacial Internacional (ISS), han sido rechazadas también por el propio Tito.

“No hay absolutamente ninguna posibilidad de que mi presencia pudiera interferir con el trabajo de los astronautas”, ha señalado el turista espacial, quien se mantiene en todo momento en la parte rusa del complejo.

Tito, un empresario estadounidense de California que hizo fortuna con las inversiones bursátiles y otros negocios, ha pagado cerca de 20 millones de dólares por convertirse en el primer viajero al espacio.

Su viaje ha abierto las puertas a una industria, la del turismo espacial, que se espera que mueva miles de millones de dólares en las próximas décadas.

En la actualidad existen múltiples ofertas para acudir como turistas a centros de entrenamiento de astronautas y a experimentar la gravedad cero a bordo de un avión en caída en picado, pero el plato fuerte del turismo espacial lo constituyen los viajes a un complejo orbital y la posibilidad de ir a la Luna.

En las horas previas a que Tito viajase al espacio, a finales de la pasada semana, se supo que el cineasta James Cameron, quien dirigió la película Titanic, podría ser la segunda persona en viajar al espacio.

Cameron prepara la filmación de fragmentos de una nueva película en el espacio y se contempla la posibilidad incluso de que pudiera participar en un “paseo espacial”. A diferencia de la actitud mantenida con Tito, el administrador de la NASA ha calificado a Cameron de “auténtico caballero”, ya que afirma que ha pospuesto sus planes hasta que el complejo espacial esté más avanzado.

La NASA ha expresado su oposición al viaje de Tito desde el primer momento en que se hizo público y, aunque finalmente alcanzó con Rusia un acuerdo para que se llevara a cabo, las críticas no se han detenido. Goldin ha mencionado, incluso, la posibilidad de cobrar a Rusia un canon por los costos extra que la seguridad de Tito pudiera haber supuesto para la agencia espacial estadounidense.

La crisis provocada por el viaje de Tito ha llevado a las relaciones de la NASA y la Rosaviakosmos a sus momentos más tensos de finales de la pasada década, cuando EEUU acusaba a Rusia de no cumplir con sus compromisos en la Estación Alfa. La ISS es un proyecto de 16 países, entre ellos muchos de los europeos, que costará cerca de 100.000 millones de dólares, pero Rusia Y EEUU son los protagonistas principales del proyecto. Rusia se adelantó a EEUU en 1957 con la puesta en órbita del primer satélite, “Sputnik”, y lo volvió a hacer en 1961 con Yuri Gagarin, el primer hombre que viajó al espacio.

Cuarenta años después, la nave rusa “Soyuz” ha vuelto a tomar la delantera a los transbordadores de la NASA al transportar hasta la Estación Espacial Internacional al primer turista del espacio. (EFE y DPA)

Listo para el regreso

El primer turista espacial aterrizará hoy en Kazajstán junto con los cosmonautas Talgat Musabayev y Yuri Baturin a bordo de una cápsula espacial rusa Soyuz.

Ayer empaquetó su equipaje compuesto por siete objetos, entre ellos material fotográfico y diarios. Entre las últimas actividades figuró un nuevo “safari fotográfico” desde las escotillas de la ISS, para terminar de completar su album personal de fotografías del planeta azul.

No es necesario ser un “superman” para viajar

El millonario norteamericano Dennis Tito inauguró una nueva era después de los seis días transcurridos en la estación Alfa, escribió la prensa rusa.

Para los periódicos rusos, Tito demostró que una persona normal de 60 años, no un “superman” como los que habitualmente son seleccionados, puede vivir sin mayores dificultades en el espacio. Una versión muy distinta, queda claro, que la que siempre se difundió desde EE.UU.

La “nueva era” a la que se refiere la prensa rusa es la de la colonización de los otros planetas del sistema solar, que la humanidad -según los expertos- podrá experimentar ya en el curso de este siglo.

En una entrevista que concedió anoche desde el espacio a la televisión rusa Rtr, Talgat Musabaiev -comandante de la tripulación que integra Tito- elogió nuevamente el comportamiento del “turista espacial”, que libra una polémica con la NASA, que habló de “daños” causados por el cosmonauta.

La verdadera operación del regreso comenzará hoy después de la medianoche rusa cuando Tito, Musabaiev y el ingeniero Iuri Baturin ingresen en la navecilla Soyuz TM-31, desde hace seis meses anclada a la ISS como potencial “bote salvavida”, para prepararse al desacople.

Tito, primer astronauta privado de la historia, pagó a los rusos 20 millones de dólares, vitales para las cajas del Ente Espacial ruso, que proyecta otros viajes en la estación de cosmonautas no profesionales.

“Estoy feliz de estar aquí, me siento rejuvenecido”, dijo Tito, en una de sus primeras entrevistas desde la estación.

El millonario norteamericano añadió que el dinero que pagó, y los meses de adiestramiento a los que se sometió, “estuvieron más que justificados” por la “maravillosa belleza” de su experiencia en el espacio.


Comentarios


Tito ha cumplido su sueño, crispando a la NASA